https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-startinnova-desktop.jpg

«Este programa se sale un poco de su rutina de estudio diaria»

Los alumnos a la entrada del centro. /
Los alumnos a la entrada del centro.

JOSÉ L. GONZÁLEZgijón

El IES Doña Jimena probó la primera edición del programa StartInnova y este año ha decidido repetir. Y lo ha hecho además a lo grande. La profesora Gemma Ratueira es la encargada de pilotar la aventura de nueve grupos de alumnos de primer curso de Bachillerato dentro de la formación que ofrece EL COMERCIO. Un total de 36 alumnos que, paso a paso, van abriéndose camino en un programa dirigido a sentar las bases para facilitarles el camino si quieren convertirse en emprendedores.

El centro

Este centro imparte tanto la Educación Secundaria obligatoria como el bachillerato. Una de sus peculiaridades es que ofrece a sus alumnos la modalidad del bachillerato a distancia.
Grupo 1: Bing Bing, Wei Wei, Emilio Ricoy y Franco Armesto. Grupo 2: Kati Chiluiza, Lara Junquera, Roberto Olivera y David Pociño. Grupos 3: Alejandro Llano, Roberto Quirós, Carmen Morán y Pelayo Álvarez. Grupo 4: Malena Santamaría, Eva Vigil, Sergio Ibáñez y María Riesco. Grupo 5:
Lucía Coelho, Paula Oliveira, Andrea Carrandi y Diego Fernández. Grupo 6: Ángel Blanco, David Zardaín, Paula Coehlo y Ludmila Colombo. Grupo 7: Sofía Altares, Clara Mancho, José Ramón Díez y Eduardo Antomil. Grupo 8: Alejandra Del Río, Sergio Martín, Arís Rodríguez y Eduardo Santos. Grupo 9: Jesús Arias, Marcos Cáncer, Sara Pérez y Carla Prada.

La profesora explica que los alumnos se encuentran contentos con la experiencia.«Van bien y además, les gusta», señala una profesora que guía a unos estudiantes en el que es su primer contacto con las bases de la economía de empresa. La ventaja de Gemma Ratueira es su experiencia del pasado año. «Hice este programa en su anterior edición y me resulta más fácil. Estos alumnos, por ahora, van igual que los del año pasado», explica.

Aunque solo pueden dedicar un día a la semana a este programa formativo, Gemma Ratueira cree que les puede resultar una buena experiencia.«Es una formación que se sale un poco de su rutina de estudio diaria», explica.

Con el reto de crear una empresa, los alumnos se afanan ahora por desarrollar una idea que sea factible y les permita meterse en la final del certamen.