https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-startinnova-desktop.jpg

«Este programa es como la vida real, lo que más pesa al final es el trabajo»

«Este programa es como la vida real, lo que más pesa al final es el trabajo»

profesor de Organización de Empresas de la Universidad de Oviedo

JOSÉ L. GONZÁLEZgijón

Guillermo Pérez Bustamante es profesor de Organización de Empresas en la Universidad de Oviedo y hace ya dos años se sumó al proyecto StartInnova que organiza EL COMERCIO. Su labor en este programa educativo es ponerse al frente del equipo de evaluadores, todos profesores universitarios, que se encargan de puntuar, en base a criterios objetivados, los trabajos de los alumnos. Una labor que le permite conocer de primera mano la calidad de los mismos.

Participantes

ELCOMERCIO.es
FADE
Fundación EdP
Caja Rural de Asturias
Universidad de Oviedo
Ayuntamiento de Gijón
AENOR
CEEI
Principado de Asturias
Tresa
Real GrupoCultura Covadonga
Azvase
Funerarias del Occidente
Zitrón
Cámara de Comercio de Oviedo
TrasDós
Correos
-Carlos Bousoño, Boal
-Santo Ángel, Avilés
-Doña Jimena, Gijón
-Inmaculada, Gijón
-Fundación Revillagigedo, Gijón
-La Asunción, Gijón
-Monte Naranco, Oviedo
-AlfonsoII, Oviedo
-Escuela Europea, Oviedo
-El Batán, Mieres
-IES de Tineo
-Santo Tomas, La Felguera.

-En la pasada edición ganaron proyectos muy distintos, uno por tradicional y otro por innovador. Visto lo visto, ¿cuál es la clave del éxito?

-Son muchas. La primera es que la idea tenga una buena propuesta de valor, que identifique una necesidad y se que sepa cuál es el segmento al que se va a satisfacer esa necesidad. No tiene que ser necesariamente ni tradicional ni de nuevas tecnologías. Debe ser una idea que sirva para algo y que aporte a su entorno.

-Con solo una idea no se gana.

-No. Hace falta que esa idea esté trabajada y que sus promotores conozcan el mercado. Que haya una coherencia global, una idea de negocio y que ese planteamiento tenga un buen desarrollo económico.

-Esta suele ser la parte que más cuesta a los alumnos.

-Eso es normal, son chicos muy jóvenes. Pero deben tener claro cómo van a hacer caja. Debe ser un puzzle que encaje. Una empresa de tricotaje puede ser un buen negocio. Y aquí se nota también la ilusión de los alumnos, que se plasma en las memorias. Hay chicos que en estos años se lo han currado buscando información en fuentes muy raras y eso se nota.

-¿Qué pesa más en un proyecto de este tipo, la idea o el desarrollo

-Pesa más el desarrollo. Los criterios de evaluación están objetivados, pero se tiene más en cuenta el desarrollo. Es como la vida real, lo que más pesa es el trabajo. Podemos tener una buena idea, pero sin desarrollo no hay nada.

-Propone a los alumnos satisfacer necesidades de su entorno. ¿No da eso ventajas a los alumnos de zonas más pobladas?

-Como se ha visto en ediciones anteriores, tanto los chicos de las alas de Asturias, como los de las zonas del centro participan bien. Nadie debe desanimarse porque piense que su entorno no le va a favorecer. De hecho, el colegio de Boal ha ganado dos veces. Participar en este programa es casi un premio. Es una forma de aprender diferente y divertida. Los alumnos deben pensar en hacer un buen proyecto y poner a los evaluadores en el problema de seleccionar las mejores propuestas.

-¿StartInnova tiene más de competición o de aprendizaje?

-Nosotros lo vemos como un aprendizaje. La presentación de los proyectos es una competición pura y así debe ser. La parte anterior es un aprendizaje y eso se nota en el desarrollo de los trabajos. La presentación oral es muy bonita, se ve la ilusión y la competitividad de los alumnos. Creo que una de las claves del éxito en este programa es que se vincula con la asignatura de economía y los alumnos se dan cuenta de qué tienen los empresarios y las empresas. Es un trabajo en equipo con el que aprenden muchísimo, porque trabajan sobre una idea propia. La toma de decisiones en equipo es un trabajo impagable.

-¿Les sorprenden los resultados de alumnos tan jóvenes?

-Sorprende la disparidad. Hay trabajos que llegan más justos de tiempo mientras que otros están muy bien trabajados y articulados. Para la edad que tienen, se nota que se lo han trabajado.

-¿Cuál va a ser el equipo de evaluadores de este año?

-Seremos cinco personas, todos profesores del área de Organización de Empresas. Habrá catedráticos, profesores titulares, un poco de todo, pero vinculados a temas de emprendimiento o estrategia de empresa.

-¿Qué recomendaciones haría a los alumnos que participan en el programa?

-Lo primero, que no dejen la memoria para el último minuto. Siempre hay que dejarla reposar y revisarla para pulir detalles. Que tengan en cuenta que tan importante es la idea como el desarrollo. Que todos los apartados que se incluyen son importantes. Que usen a sus profesores. No podrán resolver sus problemas, porque no se trata de eso, pero sí pueden ayudarles a hacerlo por ellos mismos. Y que apuesten, que arriesguen, que sean un poco más osados, un poco visionarios.