https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-startinnova-desktop.jpg

«A los chicos les gustó mucho el proyecto desde el principio»

«A los chicos les gustó mucho el proyecto desde el principio»

Los representantes del colegio Santo Tomás de Aquino en STARTinnova son un grupo de alumnos voluntarios de la asignatura optativa de Economía de primero de Bachillerato, que imparte la profesora Noelia Iglesias

NOELIA A. ERAUSQUINGijón

Junto a los chavales lleva trabajando desde octubre en este programa de fomento de la cultura emprendedora de EL COMERCIO, que ya va por su tercera edición, y que siempre ha contado con participación de este centro de la Fundación Educativa Santo Domingo en La Felguera.

EL CENTRO

Heredero del antiguo colegio dominico de San Pedro, cuenta con casi 400 alumnos. En 1928 se establece una comunidad de dominicos en Ciaño-Santa Ana y, tras varios traslados, en 1965 comienza la construcción del edificio actual. En 1966, el Ministerio de Educación y Ciencia autoriza el cambio de nombre de San Pedro por el de Santo Tomás de Aquino. El nuevo colegio se inaugura al comienzo del curso 1966-1967.
Participantes: Aida López Bilbao, Carlos Coto Álvarez, María Álvarez Bances, Enrique Martiño Martínez, Elías Fernández Muñoz y Alejandro Medina Alcalá.

La docente, que actúa también como tutora en STARTinnova, asegura que «a los chicos les gustó mucho el proyecto desde el principio». El hecho de desarrollar su propia empresa les resultó muy estimulante, aunque antes de comenzar, no sabían las complicaciones que conllevaba. «La planificación de costes, hacer los balances...Vieron que llevar el proyecto a la práctica era más difícil de lo que pensaban».

Este es, precisamente, uno de los objetivos de STARTinnova, que los participantes sean conscientes de todo lo necesario para poner en marcha un negocio. El proyecto que presenta este grupo para intentar colarse en la final tiene relación con la hostelería, pero es un negocio innovador que presenta novedades para lograr la fidelidad de los clientes.

«La asignatura es más teórica, tratamos asuntos como el de la inflación, y no se llega al nivel de la empresa, así que esto les acerca más a la realidad empresarial. Es un proyecto más cercano y dinámico. Estamos encantados», explica Noelia Iglesias, cuyos alumnos, de momento, ni se plantean llegar a la gran final. «Saben que hay competencia y lo ven casi imposible», señala la docente, pero también asegura que si sus chicos tienen que exponer su proyecto en público, no tendrán ningún problema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos