https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-startinnova-desktop.jpg
CAJA RURAL DE ASTURIAS

«Un emprendedor tiene que tener pasión para alcanzar objetivos»

Valdés, responsable de autónomos y profesionales en Caja Rural de Asturias. /E. C.
Valdés, responsable de autónomos y profesionales en Caja Rural de Asturias. / E. C.

«Nuestra razón de ser es buscar el desarrollo y crecimiento de nuestras empresas y profesionales apoyándolos para el éxito de sus proyectos»

SANDRA S. FERRERÍA

Liliana Valdés Fernández es la responsable de autónomos y profesionales en Caja Rural de Asturias. Licenciada en ADE y diplomada en Empresariales por la Universidad de Oviedo, a su juicio, la innovación se ha implantado en todos los aspectos cotidianos y ha venido para quedarse.

–¿Por qué participan en STARTinnova?

–Nos hemos sumado desde sus inicios a este proyecto porque una de sus finalidades es conseguir que las nuevas generaciones, a través de conocimientos, métodos, herramientas... puedan presentar proyectos de calidad y desarrollar comportamientos emprendedores. Pero al mismo tiempo, se busca el desarrollo de determinados valores sociales. La mejora de la calidad de vida, la generación de empleo, la búsqueda de un bienestar social... Esos son también objetivos que compartimos desde nuestra obra social y que nos han decidido a mantenernos en él.

–El proyecto va dirigido a jóvenes, ¿es importante que los niños se familiaricen con la innovación y el emprendimiento desde el colegio?

–Vista la evolución y el desarrollo de los últimos años, parece que hay síntomas muy claros de que la innovación se ha implantado en todos los aspectos: económico, social, político, cultural...Y se ha implantado de tal manera, que también parece evidente que es para quedarse. Por eso debemos normalizar este tipo de iniciativas desde la educación, en las que más que adelantarnos a los nuevos modelos que se nos van a presentar en el futuro, ya casi estamos haciendo un viaje a la par, cambiando incluso el propio concepto de «innovación» que veníamos manejando hasta ahora. Desde luego, en nuestra entidad tenemos claro que la innovación se ha convertido, por méritos propios, en un compañero más de viaje.

–¿En qué otros proyectos relacionados con la innovación y el emprendimiento participa Caja Rural?

–Desde Caja Rural de Asturias pusimos en marcha un aula financiera con un doble objetivo, formar e informar. Se trata de poner a disposición de las empresas y distintos colectivos asturianos una herramienta formativa y de asesoramiento que evoluciona con la sociedad. En ella expertos en distintas áreas aportan su visión en materias tan relevantes como la rentabilidad de la innovación, la internacionalización, o el uso eficaz de las tecnologías de la información. Además de estas acciones formativas, también contamos con el privilegio de contar con socios que como las Cámaras de Comercio, la Asociación de Jóvenes Empresarios, la Fundación CTIC, IDEPA, Impulsa Gijón, o Valnalón, entre otros, contribuyen en la aportación de soluciones en las distintas fases de los proyectos empresariales. Esta experiencia formativa ha permitido además que desde nuestra área de negocio se hayan adaptado productos financieros específicos a las necesidades reales de los empresarios.

–¿Alguno que se haya desarrollado en el último tiempo?

–En alianza con la Fundación CTIC, hemos celebrado en el 2018 la primera edición de los Premios Industria 4.0. Esta iniciativa nace con el deseo de reconocer el esfuerzo de las empresas asturianas que trabajan cada día para que su transformación digital sea una realidad. Es una apuesta por la innovación como camino de la excelencia y la productividad.

–¿Se ha adaptado bien Caja Rural a la era de la digitalización? ¿Y los clientes?

–Sí, somos una plantilla joven y dinámica con vocación de servicio y por ello hemos sabido conjugar digitalización y servicio personal. Ha sido un proceso fácil porque nos ha permitido poner a disposición de los clientes otros canales de comunicación sin perder nuestro principal valor. Esto ha supuesto una mejora en la relación.

–Mediante la digitalización, ¿han mejorado la relación con sus clientes?

–Sí, porque nos permite estar más cerca de ellos, prestándoles servicio las 24 horas del día 365 días al año. Manteniendo esa relación cercana incluso con clientes que por motivos laborales están fuera del país o la región.

–Innovación y emprendimiento van de la mano.

–En muchas ocasiones sí, pero no necesariamente son un binomio indivisible ya que se puede poner en marcha un negocio, emprender, sin que se haga algo novedoso o innovador, en muchas ocasiones el éxito en el emprendimiento está en hacer lo mismo mejor que nadie.

–¿Les piden mucha financiación para proyectos? ¿Hay muchos emprendedores?

–Sí, como entidad financiera pegada al territorio no debemos olvidar que nuestra razón de ser es buscar el desarrollo y crecimiento de nuestras empresas y profesionales apoyándolos para que sus proyectos se desarrollen con éxito.

–¿Qué tipo de proyectos? ¿De qué sectores?

–Pues de todo tipo y de todos los sectores. Tan variados como lo es nuestra clientela. Proyectos punteros relacionados con la industria 4.0, proyectos relacionados con el desarrollo rural, proyectos de inicio y puesta en marcha de la actividad.

–¿Qué características tendría que tener un emprendedor?

–Según mi experiencia buenas dosis de pasión, para lograr las metas y objetivos trazados. Optimismo y autoestima para combatir el miedo y confiar en las propias habilidades, persistencia para no tirar la toalla ante las adversidades, visión y capacidad de aprendizaje.

–¿Las cumplen quienes se dirigen a ustedes?

–Casi siempre, aunque también nos hemos encontrado con casos en los que se emprende más por necesidad que por convencimiento, sin ser conscientes del esfuerzo, formación y trabajo que implica la puesta en marcha de un negocio.

Durante la crisis se criticó que hubo falta de financiación, ¿cómo está la situación ahora?

–A pesar de la dureza de ese momento vivido, entre todos se ha conseguido recuperar una situación muy complicada, apareciendo nuevamente el optimismo en los mercados. Evidentemente ese optimismo ayuda a que los proyectos cuenten con más puntos fuertes en los que apoyarse, facilitando de esa forma la aparición de liquidez que les proporcione el último empujón. Pero también debo romper una lanza en favor de nuestra entidad, y es que incluso en los peores momentos, nuestros clientes recibieron el apoyo necesario para sus proyectos. Nosotros siempre nos hemos mantenido estables en este sentido, eso nos ha permitido estar cerca de nuestros clientes en todo momento.

–¿Cómo se debe sensibilizar a las empresas de la necesidad de emprender e innovar?

–Las empresas debemos fomentar en todos los estamentos la necesidad de emprender e innovar continuamente porque eso siempre aporta valor, siempre nos va a permitir crecer y hacer una lectura positiva, ya sea ganando en eficiencia, pudiendo ampliar nuestros mercados, o líneas de negocio.

LA ENTIDAD

Caja Rural de Asturias es una entidad de economía social que desde 1965 provee de productos y servicios financieros al mercado asturiano, destinatario de su actuación directa. La Fundación es una entidad sin ánimo de lucro fundada en 1986.