https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-startinnova-desktop.jpg

Una puerta al emprendimiento

Una puerta al emprendimiento

STARTinnova es el programa de referencia en la promoción de la cultura empresarial en jóvenes

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

Las cifras no engañan. En cuatro años más de un millar de jóvenes asturianos han participado en STARTinnova, el programa de fomento de la cultura emprendedora de EL COMERCIO.es, un proyecto que año tras año va ganando apoyos y por el que apuestan centros de toda Asturias para formar a sus estudiantes en distintos aspectos económicos e, incluso, fomentar en ellos cierto espíritu empresarial. Se trata de que perciban el autoempleo como una posibilidad más de desarrollo profesional y de despertar vocaciones emprendedoras, quizás dormidas por falta de conocimiento o de relación con el sector.

En este proyecto participan desde hace cuatro años estudiantes de Formación Profesional y de Bachillerato de todo el Principado divididos en equipos que, durante cinco meses, a través de la plataforma de 'e-learning' que ofrece el periódico se van acercando al mundo del autoempleo, conociendo las características con las que cuenta un emprendedor, qué conocimientos debe tener o qué pasos debe dar para poner en marcha su negocio. Todo mediante informaciones, vídeos y ejercicios prácticos que a los estudiantes les resultan amenos de seguir. Muchos de ellos participan de forma voluntaria fuera del horario escolar, mientras que para otros STARTinnova se convierte en una parte esencial de sus asignaturas de relacionadas con la economía o la empresa. De hecho, algunos de los profesores que participan en cada edición –cada equipo está tutorizado por un docente de su centro– reconocen que este programa les ayuda a organizar la asignatura y que también motiva a los jóvenes que encuentran la plataforma de 'e-learning' un método más atractivo para aprender y a los que también les estimula el hecho de trabajar en equipo.

Tras superar las primeras fases, de carácter más teórico, los chicos, divididos en grupos, tienen que elegir una idea de emprendimiento y desarrollar su proyecto de negocio mediante el modelo Canvas, de Alexander Osterwalder, una herramienta sencilla que puede ser aplicada tanto en pequeñas como grandes empresas, independientemente de su estrategia de negocio y público objetivo. Finalmente, sus trabajos son corregidos por profesores de la Universidad de Oviedo que eligen con sus puntuaciones a los diez mejores trabajos, cinco en la categoría de primero de Bachillerato y cinco para la de Formación Profesional y segundo de Bachillerato. La final se desarrolla en un formato de 'elevator pitch', en el que los estudiantes deben defender su trabajo ante un comité de expertos. En la última final, se alzaron con los primeros premios equipos de la Escuela de Hostelería y Turismo de Gijón y del Colegio Salesiano Santo Ángel de Avilés.

Pero, además de aprender nociones sobre el emprendimiento o valorar si es una opción de futuro profesional que les apetece, STARTinnova ofrece a los participantes otros aprendizajes, como hablar en público, defender un proyecto, trabajar en equipo, aprender a negociar, la generación de ideas creativas, habilidades digitales o la gestión de recursos de su entorno.

STARTinnova, además, cuenta con el gran apoyo de sus patrocinadores y colaboradores, empresas y entidades de relevancia en el Principado que facilitan el desarrollo de esta iniciativa, uno de los principales proyectos de los que organiza EL COMERCIO, como subrayaron durante la final tanto el director general del grupo, Goyo Ezama, como el director del periódico, Marcelino Gutiérrez, ya que, con una importancia creciente, este programa redunda en el beneficio de toda sociedad, al ser una cantera de emprendedores de referencia en Asturias.

 

Fotos

Vídeos