Las supresiones de trenes se disparan en julio y afectan a unos 300 cercanías

El tramo de Pinzales es de los que más anegaciones sufre de toda la red. / JORGE PETEIRO
El tramo de Pinzales es de los que más anegaciones sufre de toda la red. / JORGE PETEIRO

Renfe achaca a las tormentas los problemas y defiende que en el primer semestre se redujeron un 8%. IU pide una actuación «de emergencia»

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Izquierda Unida denunció ayer un nuevo «desplome» en el servicio de cercanías. La formación asegura que en lo que va de mes «se han suprimido 330 servicios de cercanías y 20 regionales». Su diputado Ovidio Zapico matiza que las interrupciones habrían sido «totales o parciales, esto es, que afectaban a todo el recorrido o a un tramo». Consultado por este periódico, Renfe reduce a 288 las frecuencias suprimidas, «lo que supone que un 96% de los servicios de cercanías y media distancia han operado con normalidad». La compañía asegura que durante el primer semestre había logrado atajar un 8% las cancelaciones respecto a las sufridas en 2017. El empeoramiento de julio lo atribuye a «las intensas lluvias registradas», que habrían provocado inundaciones de vías, desprendimientos «en puntos concretos» y varios socavones. La compañía asegura haber ofertado transporte alternativo en las frecuencias donde fue posible.

En IU atribuyen el repunte de problemas a «la falta de personal y las averías en el material o en las instalaciones». En los últimos tiempos la escasez de plantilla se está notando sobre todo en los talleres, toda vez que el cuadrante de maquinistas parece estabilizado. Renfe, por su parte, destaca que en los últimos meses ha reforzado el área de maquinistas, evitando que por esa vía se reproduzcan las supresiones.

El diputado de la coalición Ovidio Zapico reclama «una actuación de emergencia en el ancho métrico ante el deterioro» que sufre. Por eso solicitará al Principado que presione al Ministerio de Fomento para que se aplique en ello y ejecute el Plan de Cercanías 2017-2025, trazado por el Gobierno de Mariano Rajoy y que prometía una inyección de 600 millones en renovar la red. El consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, se encargó de defender la validez de esa programación durante su conferencia en el Fórum EL COMERCIO, el lunes.

Izquierda Unida sitúa en 350 los servicios cancelados. La empresa reconoce 288 Ovidio Zapico urge al Principado a exigir a Fomento el plan de 600 millones para la red

Conocedor de que el nuevo ministro ha señalado que su idea es la de reelaborar los planes regionales de cercanías para hacer uno de alcance nacional, el consejero replicó que Asturias ya cuenta con una programación a la que «se anunció calendario y financiación, y era a satisfacción del Principado, los ayuntamientos y las organizaciones sociales y empresariales». Lastra expuso que «eso es como estaba y debería llevarse a cabo así porque la situación de nuestras cercanías es muy crítica y necesita actuaciones de carácter inmediato; es la tesis que mantengo, que haya una respuesta inmediata». En IU identifican la voluntad del ministro de enhebrar esa planificación nacional a «una decisión de posponer» las inversiones en la región.

«El tiempo corre aceleradamente contra las cercanías», manifestó Zapico. Para empezar a revertir la dinámica quizás baste con ejecutar las partidas incluidas en el Presupuesto General del Estado para este año. Al margen de la vieja rampa de Pajares y su variante, las cuentas reservan 35,38 millones para que Adif y Renfe modernicen sus medios. Supone más del doble de lo que se consignó en 2016 (15,1 millones), y cinco veces más que en 2015 (cuando solo se reservaron 6,6 millones). El problema es que las Cortes no aprobaron el presupuesto actual hasta finales de junio, lo que obliga ahora a las renovadas cúpulas de Renfe y Adif a pisar el acelerador de los expedientes para poder aprovechar los fondos antes del 31 de diciembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos