La lluvia y la crecida de los ríos complican las comunicaciones en Asturias

La crecida de la ría se ha llevado por delante el pantalán de Ribadesella./Nel Acebal
La crecida de la ría se ha llevado por delante el pantalán de Ribadesella. / Nel Acebal

Al desalojo del Hospital de Arriondas y la cancelación de clases en varios colegios, se suma la suspensión de todos los servicios de Cercanías e infinidad de incidencias en carreteras secundarias, donde se han registrado inundaciones y aludes

Las intensas lluvias de las últimas horas, que han obligado a activar el plan de inundaciones en Asturias, están provocando un verdadero caos en las comunicaciones de toda la región. A las numerosas indicencias que se registran desde primera hora en la red de carreteras, se ha sumado esta tarde el colapso de la red de Cercanías en toda la región. A las 17.30 horas, Adif ha decretado la suspensión de todos los trenes de ancho métrico de cercanías. Así, la circulación está suspendida en todas las líneas comprendidas entre las estaciones de Muros del Nalón y Ribadesella.

Feve por su parte está activando un plan de transporte alternativo, para trasladar a los pasajeros allí donde está pudiendo llegar con autobuses. De momento las rutas que se están pudiendo cubrir son Oviedo-El Berrón, Gijón-El Berrón, Cabañaquinta-Collanzo pero se trabaja a marchas forzadas para ampliar la relación. Los únicos servicios posibles son los regionales hacia Galicia y Cantabria, desde Muros del Nalón y Ribadesella, si bien son servicios con escasas frecuencias programadas.

El mal tiempo ha provocado también el descarrilamiento de un tren de pasajeros que cubría la conexión Pravia-Oviedo, lo que ha cortado la línea entre Santa María de Grado y Vega de Anzo. El incidente ocurrió a las 16.20 cuando se desprendió parte de un talud sobre la vía. En la unidad accidentada iban quince viajeros, sin que se hayan sufrido daños personales, según confirma Feve. Los pasajeros fueron evacuados del lugar, para lo que tuvieron que andar por las vías.

El caos ferroviario, que afecta también a las comunciaciones con la Meseta (el tráfico ha estado interrumpido más de cuatro horas), es consecuencia de unas lluvias que han obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar la alerta amarilla y están provocando que el cauce de los ríos aumente de forma alarmante. De hecho, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) ha activado el nivel de alerta para siete ríos: Esva, Negro, Narcea,Trubia, Nora, Nalón y Sella, una lista a la que se suman varios más en situación de prealerta. Además de anegar vegas y campos, el desbordamiento de estos ríos está causando ya alteraciones en el tráfico. Por ejemplo, la AS-16, entre Soto del Barco y Pravia, está cortada al tráfico en ambos sentidos por la crecidda del río Nalón que a última hora de esta tarde alcanzaba los 7,41 metros en Grullos (Candamo) y los 3,95 metros en Quinzanas (Pravia).

Además, la CD-2, entre Sandiche y Ferreras está cortada por el mismo desbordamiento y la carretera AE-6 Collanzo-Casomera, en Aller, está cortada por la crecida del río sobre un puente, mientras que en la AS-343 Puertas-Panes, en Peñamellera Baja, las inundaciones han obligado a cortar la carretera en el punto kilométrico 23.900.

Ante la evolución de los ríos, el Principado activó esta mañana el Plan de Inundaciones del Principado de Asturias (Planipa) y durante una visita a Arriondas, el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, advirtió: «La previsión meteorológica no es buena, pueden caer hasta 80 litros en la próximas 24 horas y tenemos que estar preparados para cualquier eventualidad».

Martínez ha señalado que la situación crítica se esperaba a las 18.14 horas, momento en el que se producirá una pleamar con «coeficiente muy alto». Se da, además, la circunstancia, de que la subida de temperaturas puede favorecer el deshielo en las zonas montañosas.

Hospital evacuado

En el caso de Arriondas, punto en el que confluyen los ríosSella y Piloña, el objetivo es «estar preparados para lo que pueda ocurrir». Por el momento se ha procedido a evacuar el hospital, los centros escolares permanecen cerrados y en el ambulatorio se ha puesto a resguardo el material sanitario. También la residencia de Castañera ha sido desalojada, indicaron fuentes municipales. Por su parte, en el pueblo parragués de Arobes la vía ha sufrido daños por las inundaciones, por lo que el servicio ferroviario permanece interrumpido.

En el conjunto de Asturias, ha detallado el consejero, se han detectado 166 incidencias desde que se activó el plan de emergencia. Tanto los dos centros educativos de Arriondas como dos más en Noreña y Laviana permanecen cerrados y otro par está en seguimiento, en Lugones y Langreo.

Pero, sin duda, el momento más crítico se ha vivido esta mañana en Arriondas cuando el Principado y los responsables del Hospital del Oriente decidían evacuar las instalaciones ante la crecida de los ríos Piloña y Sella a su paso por la capital de Parres. La pasada noche permanecían ingresados un total de 70 personas. Antes de la evacuación dieron 31 altas voluntarias y ahora se está derivando a otros centros (Gijón, Avilés y el HUCA en Oviedo) un total de 39. En el operativo, la empresa concecionario del servicio de ambulanccias, Transinsa, ha utilizado 30 vehículos y ha movilizado a casi medio centenar de personas.

A primera hora de la mañana la gerencia del área sanitaria VI, que abarca los concejos del Oriente, decidió activar su protocolo de actuación contra riadas en fase de preemergencia que finalmente, y ante la gravedad de la situación, derivó en la decisión de desalojar el centro, hasta donde se había trasladado el gerente del SESPAJosé Ramón Riera para analizar la situación con la Gerencia. Esta decisión se produce ante el temor de que se repitan inundaciones como la que también obligó a evacuar el Hospital de Arriondasen junio de 2010.

Por su parte la Policía Local de Parres tiene cortado el tráfico en la rotonda de entrada al hospital, que también da acceso al barrio de Castañera, donde viven decenas de vecinos a los que las autoridades han recomendado sacar los coches de los garajes bajos y ponerlos en altura. El colegio 'Río Sella' y el instituto 'El Sueve' de Arriondas han suspendido las clases por precaución.

Por otro lado en Llanes, la crecida del río de Nueva, ha provocado el derrumbe de parte de la carretera comarcal AS-340, que lleva a la playa de Cuevas del Mar. El socavón está ya en las inmediaciones del arenal, una vez pasado el túnel. En Sotres las fuertes lluvias hacen que el agua corra por las calles, llegando incluso a entrar en algunas cuadras, mientras que en San Juan de Beleño los operarios municipales trabajan desde primera hora de la mañana para tratar de reconducir un torrente de agua que inunda el acceso al centro de salud de la localidad y también se ha registrado un pequeño argayo en una de las calles de Sobrefoz.

El concejo de Cangas de Onísel Sella se encuentra ya en nivel de alerta, pues el agua alcanza una altura de 5,60 metros, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. En la ciudad canguesa el Ayuntamiento ha procedido a cortar el paseo ubicado en la parte posterior de la zona escolar, que lleva hasta Villanueva, al desbordarse el río Sella junto al que discurre.

En municipio de Ribadedeva, un argayo mantiene cortada desde media mañana la carretera AS-343, que une la localidad de Villanueva con la capital de Peñamellera Baja. Al tratarse de una carretera de titularidad regional desde el Ayuntamiento ya han procedido a dar aviso al 112. Además, en el concejo ribadedense las intensas lluvias han provocado otros estragos, como el desbordamiento del río Deva a su paso por el pueblo de Vilde. En Bustio, el agua también ha comenzado a entrar en algunas casas y todos miran con atención a la ría, pues la llegada de la pleamar en unas horas podría complicar notablemente la situación.

Por su parte, en el concejo de Caso, los vecinos de Caleaohan pasado la noche sin suministro eléctrico.

También el río Piles, en Gijón, ha experimentado una notable crecida provocando destrozos en ese y otros puntos de la ciudad. No obstante, uno de los fenómenos que más preocupan ahora mismo al Ayuntamiento son las olas de más de siete metros. Como medida de precaución por los fenómenos costeros y el viento, desde el Consistorio se ha procedido a cerrar El Muro y el Parque de Isabel la Católica.

Muy cera, en Quintes, Villaviciosa, un corrimiento de tierras en la zona del mirador que baja a la playa España , ha obligado a los responsables del Ayuntamiento a cortar la carretera entre el cruce del camping y la curva de Peña Blanca (la alternativa por carretera es la AS-256). El argayu se produjo en una ladera del monte donde hace tres años se realizó una tala de eucaliptos que la dejó completamente despejada. Las fuertes lluvias de los últimos días han causado el desprendimiento de tierras que han llegado hasta la zona del parking privado de la playa.

Por otro lado las intensas lluviashan obligado a la primera plantilla del Real Oviedo a cambiar su habitual escenario de trabajo por las instalaciones Tensi. El Requexón se inundó por causa de las condiciones meteorológicas adversas y obligaron a Juan Antonio Anquela a retrasar la sesión de esta mañana (11.30 horas) y cambiar su emplazamiento.

En Trubia, el desbordamiento del río ha hecho necesario a cortar calles en el barrio de Cataluña y Peñallosa, y amenaza con anegar varias fincas y viviendas. De hecho, varias casas del barrio de Cataluña se inundaron por una gran cascada procedente del monte, mientras que otras dos familias residentes en el pueblo de Pedruño quedaron aisladas por un argayo, y otras seis de Olloniego se vieron en la misma situación por el hundimiento de la carretera de acceso.

Tampoco Avilés se libra de las complicaciones del mal tiempo. En la comarca, la Policía Local pedía esta mañana precaución a los conductores para circular por diversos puntos del concejo en la que las inundaciones, los desprendimientos y los árboles caídos son las principales incidencias registradas.

Si la Aemet preveía que en las próximas horas se produjesen acumulaciones de lluvia de hasta 150 litros por metro cuadrado, los registros de las estaciones asturianas muestran que esta cifra ya está cerca de alcanzarse. Así, la estación de El Condado, en Laviana, ha recogido en las últimas 24 horas un total de 118 litros por metro cuadrado; la de Grullos, en Candamo, 87; la de Sama, en Langreo, 88, y las de Oviedo y Pola de Siero, cerca de 80. Además, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), desde la pasada medianoche y hasta las nueve de esta mañana se han recogido 49,4 litros en Aller, 40,8 en Salas, 35,6 litros en Amieva, o 29,2 en Oviedo y Mieres.

Complicaciones por la nieve

Cabe recordar que el Gobierno del Principado mantiene también en fase de preemergencia, desde el pasado 26 de octubre de 2018, el Plan Nevadas. Este plan, de carácter estacional, permanecerá activo hasta el próximo 30 de abril y podrá variar de fase en función de las condiciones meteorológicas.

Así, pese a que está previsto que la cota de nieve ascienda hasta los 1700 metros a partir de este mediodía, las precipitaciones caídas ayer han obligado a cortar al tráfico dos puertos de montaña. Entre ellos el de San Isidro (la AS-253), afectado por un alud que está provocando que esquiadores y trabajadores de la estación invernal de Fuentes de Invierno no pueden acceder a las instalaciones invernales, en La Raya, debido a este desprendimiento de nieve, que se produjo en la zona de las viseras que protegen la calzada. La cantidad de precipitación fue importante, y la avalancha superó estas construcciones de hormigón. Según las primeras informaciones, no hay personas afectadas por el incidente. No obstante, en la estación invernal permanecen un grupo de 25 alumnos y dos profesores del colegio gijonés de La Asunción que se encontraba allí desde el domingo para disfrutar de la práctica del esquí, en una actividad organizada por el AMPA. Estaba previsto que el grupo retornara hoy a casa, pero el desprendimiento les ha impedido la salida.

Asimismo, otro alud afectó también a la vertiente leonesa de la carretera, aunque ya se ha podido abrir un paso para acceder a las estaciones de esquí de la zona, la allerana y la de San Isidro.

Alud en San Isidro.
Alud en San Isidro.

También se encuentran cortado el puerto de Tarna. También están cortadas cuatro carreteras de la red secundaria. Se trata de la AS-17 en el punto kilométrico 18,300 en Llanera, en la N-625 en el punto kilométrico 134 en Ponga, en la AS-375 en el punto kilométrico 23 en Figaredo, en la AS-337 en el kilométrico 23 en Mieres y en la AS-369 en el punto 16,9 en Salas.

Así mismo se hace necesario el uso de cadenas para circular por los puertos de La Colladona, Somiedo, San Lorenzo y Ventana También hacen falta cadenas para circular por la vía que Sotres y Cantabria. También están cerradas al tráfico, por desbordamiento de ríos o hundimientos, la AE- 6 Collanzo - Casomera (por desbordamiento del río), la CD-2 Sandille a Ferrerras (Candamo), la carretera de Covadonga los Lagos, Tuiza-Puerto de la Cubilla y Blimea -Las Quintanas. También la AS - 252 Laviana - Cabañaquinta, la AS-343 Puertas - Panes, por Villanueva, AS-391 La Piñera - La Camperona y la As- 33, Santa Eulalia - Villanueva de Oscos..

Primera nevada del año

Asturias vive así el que se podría considerar el primer temporal del año. Ya ayer fueron abundantes en toda la región fueron abundantes las precipitaciones. A última hora se habían registrado ya más de 37 litros por metro cuadrado en Aller, 34 en Salas, 30 en Llanes, 28 en Oviedo y 22 en Cabrales. En las zonas más altas, por encima de los 700 metros, las precipitaciones ya fueron de nieve, lo que ocasionó problemas en el tráfico de vehículos.

Fue necesario cerrar a la circulación dos puertos de montaña, los de San Isidro y Tarna y esta mañana se suman el de El Connio, Somiedo, San Lorenzo y Ventana y se precisó el uso de cadenas en numerosos puntos de la red regional de carreteras.

La razón de esta situación meteorológica es la entrada de una masa de aire del noroeste, fría y húmeda, reforzada por la llegada de un frente atlántico muy activo, se originan precipitaciones abundantes en todo el norte peninsular, que son de nieve en cotas bajas. A ello se une el viento fuerte o muy fuerte y un temporal marítimo en el Cantábrico. Esta situación se mantendrá hasta mañana. En zonas del área cantábrica se podría pasar del metro de espesor de nieve, pero la propia Aemet tiene activado el aviso naranja por nevadas e indica que la acumulación de nieve en 24 horas en la cordillera y los Picos de Europa podría alcanzar los 35 centímetros. En la zona central de la región y en los valles mineros se esperan acumulaciones de nieve de siete centímetros.

Más información

Síguenos en: