El Principado respalda que se estudie habilitar un tercer carril de la 'Y' exclusivo para autobuses

El Principado respalda que se estudie habilitar un tercer carril de la 'Y' exclusivo para autobuses

La batalla para suprimir el peaje del Huerna «no ha hecho más que empezar», avisa el titular de Infraestructuras

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Lleva un lustro largo el sector del autobús reclamando a las administraciones que habilite carriles específicos para el transporte público en los accesos a las tres principales ciudades de Asturias. En 2015 por ejemplo, cuando el Principado estaba madurando su plan de infraestructuras, llegó a ponerle números a la cuestión. Reordenar las entradas a Gijón, Oviedo y Avilés para poner carriles Bus-VAO (para autobuses y coches con dos o más ocupantes) exigía una inversión que «puede suponer 2,6 millones» y que reportaría al transporte interurbano ahorros de tiempo y combustible «de unos 700.000 euros al año». Así lo recogía la alegación que firmó la Corporación Empresarial de Transporte de Viajeros de Asturias (CAR) y que finalmente la consejería evitó hacer suya en el plan de infraestructuras 2015-2020.

CAR no cejó en el empeño y recupera el tema en cada ocasión. La última vez fue este lunes, aprovechando que el ministro Íñigo de la Serna intervenía en el Fórum EL COMERCIO. El titular de Fomento señaló que invertir 120 millones en la ampliación de la 'Y' con un tercer carril es «una actuación prioritaria» y la representante de la patronal sugirió aprovechar el ensanche de la calzada para poner un carril-bus.

«Es una opción que me parece interesante», replicó el exalcalde de Santander, señalando que precisamente se va a instalar en un acceso de Madrid un sistema inteligente, mediante el cuál los paneles luminosos informarán de cuándo un carril debe ser solo para autobuses en función del tráfico o la meteorología del momento. «Es una experiencia que nos va a permitir ver si se puede exportar a otras vías», sugirió De la Serna.

Ahora el Principado sí se muestra dispuesto a recoger ese guante. La propuesta «encaja con las previsiones que barajamos en materia de movilidad», concedió el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra. «Tiene que ver con promocionar el transporte público y dar la batalla con el uso del vehículo particular», analizó. «Es un buen objetivo que lógicamente encaja en las cuestiones que se plantean en la consejería; lo escuchamos con interés y lo trasladaremos a nuestra discusión en materia de movilidad», aseguró.

Tras hacer una macroencuesta para conocer los usos y costumbres de los asturianos a la hora de desplazarse por la región, su departamento está en fase de análisis para detectar precisamente los cambios de gestión que pueden llevar más viajeros al transporte público.

La titularidad de la 'Y' corresponde al ministerio, por lo que el Principado no puede imponer cambios en su gestión. Lo que sí está haciendo es preparar argumentos técnicos con los que persuadir al resto de administraciones implicadas para adoptar esas medidas. El lugar de discusión elegido para ello es la asamblea que empieza a dar forma a lo que debería ser el área central de Asturias, donde están participando la Administración central y que tiene a la movilidad como su primer tema de debate.

«Hay que transmitir los valores de un transporte colectivo frente al individual; no hay que hacer planteamientos drásticos en este momento, pero sí fijarse como un objetivo en términos de calidad ambiental», apuntó el consejero. «Es inevitable e ineludible que lo colectivo obtenga una victoria sobre lo individual», instó.

Por ahora la fórmula del carril-bus asturiano está solo esbozada. Fomento tiene estudios de épocas pasadas que aconsejaban en todo caso ir a fórmulas reversibles, que reserven la plataforma para autobuses y camiones solo en las horas punta. El ministro, en el Fórum EL COMERCIO, fue cauto, dijo que había que analizar el asunto y comprobar por ejemplo si lo conveniente era ceñir los carriles del transporte público a los accesos a las ciudades.

El peaje del Huerna, en cambio, se alza como un punto de fricción. El ministro desestimó toda posibilidad de rescatar la concesión, apelando a que hay un contrato en vigor con Aucalsa. «Esa es una discusión que creo que merece la pena mantener», opuso Lastra. El consejero recordó que su propuesta es la de erradicar el peaje en el año 2021, cuando expiraba el primer plazo concesional. «Es una discusión que acaba de empezar», situó. «Si resulta que nos quedamos solos, motivará una reflexión sincera para una comunidad como la nuestra», anotó.

Más información

 

Fotos

Vídeos