Un puente a más de 30 grados

El viento del sur eleva las temperaturas, circunstancia que se mantendrá hoy

Gijón. Mucha gente en la playa de San Lorenzo, disfrutando del sol y de las buenas temperaturas. / ARNALDO GARCÍA
Gijón. Mucha gente en la playa de San Lorenzo, disfrutando del sol y de las buenas temperaturas. / ARNALDO GARCÍA
M. M. C. / A. F. GIJÓN.

Las previsiones se cumplieron y, ayer, en algunos puntos de la región se superaron los 30 grados. Este es un puente del Pilar que comienza con calor, una situación que se mantendrá hoy, pero las cosas cambiarán para mañana, con un desplome de las temperaturas superior a los diez grados. Las máximas de ayer se registraron en las estaciones que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) tiene en Villamayor (Piloña), con 31 grados, y en Villaviciosa, con 30,4. No suponen, por poco, ningún récord de temperatura máxima para un mes de octubre en Asturias, ya que, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la más elevada se registró en Oviedo, el 1 de octubre de 2011, con 31,7 grados.

De hecho, las máximas detectadas por la red de la Aemet fueron en el aeropuerto de Asturias (29,5) y Gijón (29,2), pero otras redes también registraron 29,3 en Salinas y 29, en Cangas de Onís. Estas elevadas temperaturas, que vinieron acompañadas de vientos secos, con humedades que oscilaron entre el 60% de las zonas altas y el 35% del litoral, se debe a la influencia del viento del sur que en momentos sopló muy fuerte, especialmente en el suroccidente de la región, con rachas que llegaron a 114 kilómetros por hora, en Taramundi; 93, en Villayón, y 82, en San Antolín de Ibias.

Hay que tener en cuenta que cuando en Asturias sopla viento de componente sur se produce un importante incremento de las temperaturas en la región, fundamentalmente en el litoral, ya que se calcula que cada mil metros que desciende el viento desde la cordillera suben las temperaturas unos diez grados. Eso contribuyó a que los termómetros se dispararan y fueran numerosas las localidades que superaron los 26 grados, como Colombres (28,6), Cabo Busto (28,4), Candamo (28,3), Luanco, Salas y Tapia (28,1), La Caridad (27,1), La Barca y Ribera de Arriba (26,8), Posada de Llanera (26,7), Quinzanas (26,5) y Castropol, Tineo y Noreña (26,3).

Estas buenas condiciones meteorológicas, unidas al puente del Pilar y a multitud de festivales y celebraciones que salpican toda la región, hicieron que hubiera momentos de tráfico muy intenso en muchas localidades asturianas, en especial las costeras. Además, los arenales de la región volvieron a recibir numerosos visitantes que quisieron disfrutar de los últimos rayos de sol. Ejemplos fueron el Festival de Quesos de Cangas de Onís o la Oktoberfest de Langreo, con una importante afluencia de turistas. Así lo ratificaba Luis Núñez, presidente de Asturcentral, que indicaba que «ha acudido mucha gente de Madrid, aprovechando el puente festivo. Estamos llenos».

Es una circunstancia que se puede repetir hoy, dado que continuarán las altas temperaturas aunque a partir del mediodía llegarán las nubes que dejarán lluvias y chubascos en la segunda mitad del día, menos probables en el extremo oriental asturiano. Los vientos continuarán soplando del sur y las temperaturas mínimas irán en descenso. La situación cambiará radicalmente mañana, con lluvias y chubascos generalizados que tenderán a remitir por la tarde. Pero lo más importante es que las temperaturas máximas sufrirán un notable descenso, siendo localmente extraordinario, de más de diez grados de diferencia con respecto a hoy. Todo debido a que los vientos rolarán y comenzarán a azotar a Asturias de componente norte y noroeste, más intensos en la franja costera. Para el comienzo de la semana próxima se prevé que se mantenga el frío y lleguen las primeras heladas a la zonas más altas.

Más información

 

Fotos

Vídeos