Asturias, en alerta ante la llegada de la borrasca 'Miguel'

Varias personas pasean con paraguas en Oviedo./Damián Arienza
Varias personas pasean con paraguas en Oviedo. / Damián Arienza

Este frente, asociado a una ciclogénesis explosiva, dejará vientos de hasta cien kilómetros por hora y olas de seis metros

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Tras un verano anticipado y varias jornadas de tiempo inestable, Asturias sufrirá mañana el envite de 'Miguel', un frente muy activo asociado a una ciclogénesis explosiva «más propia del invierno», que dejará vientos de hasta cien kilómetros por hora y olas de hasta seis metros. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado el aviso amarillo por fuertes rachas a partir de las 18 horas en Cordillera y Picos de Europa y el naranja por fuerte oleaje en todo el litoral.

Esta borrasca será «muy profunda, generada con especial rapidez e intensidad», en palabras de Rubén Del Campo, portavoz de la Aemet, quien ha explicado que el centro de la borrasca, que se forma en el Atlántico norte, «no alcanzará la costa y lo más probable es que pase a unos 150 kilómetros al norte del litoral gallego, dirigiéndose posteriormente hacia la Bretaña francesa y el sur de Inglaterra». No obstante, dejará vientos de hasta 120 kilómetros por hora en amplias zonas de las comunidades cantábricas, fuerte oleaje e intensas precipitaciones. A este respecto, Del Campo ha matizado que «no se prevé un episodio generalizado de lluvias, las precipitaciones quedarán acotada a zonas de la costa gallega».

El impacto de 'Miguel' durará unas 24 horas. A partir del viernes al mediodía, esta borrasca se alejará hacia territorio francés y la situación mejorará en la península, ha concluido.

Extremar la precaución

Ante esta previción, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior ha recordado que es preciso extremar las medias de precaución. Si se encuentra en zonas marítimas, deberá procurar alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. También se recomienda evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje.

Ante los fuertes vientos, conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. También, conviene abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.

En caso de ir conduciendo, pide extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido; y prestar atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera. Ante las lluvias intensas, si se va conduciendo, aconseja disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Si tiene que viajar, pide procurar circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

En caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, alerta de que el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

Si comienza a llover de manera torrencial, pide no atravesar con el vehículo ni a pie los tramos inundados y si se encuentra en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados, entre otros consejos.

Más información