Una jornada de 30 grados en Asturias antes de un descenso de temperaturas

Llanes. Varias personas se bañan en El Sablón. / J. LLACA
Llanes. Varias personas se bañan en El Sablón. / J. LLACA

Las temperaturas rondarán este martes los 25 grados y se prevé que las mínimas no bajen de 15

SARA GARCÍA / SHEILA GONZÁLEZ / LUCÍA RAMOS GIJÓN.

Temperaturas que rondaban los treinta grados durante buena parte de la jornada hicieron que ayer muchos buscaran la sombra. Las playas se llenaron y también, en ciudades como Oviedo, los parques y jardines, en busca de un respiro en el segundo día consecutivo con el sol mandando en el cielo en el Principado. Una situación meteorológica que se repetirá en la jornada de hoy, con temperaturas más cerca de los treinta que de los veinte grados. Salas, Mieres, Tineo y Cabrales registraron las máximas más altas, con casi 29 grados, indicaron en la Aemet. Aunque la sensación en las calles, era de que hacía mucho más calor.

18.000 personas fueron a Rodiles, donde tuvieron que atender a una persona a causa de una insolación y también los socorristas tuvieron que ayudar a cinco personas -tres madrileñas de 48, 9 y 8 años y dos jóvenes, una de Lieres y otra de La Felguera- que se toparon con dificultades para salir del Cantábrico.

Más información

Las playas se llenaron de bañistas, dispuestos a aprovechar esta ventana de buen tiempo. En Muros de Nalón, unas 9.600 personas acudieron al arenal. Además, la temperatura del agua también invitaba, 22 grados se llegaron a alcanzar en buena parte de la costa asturiana. Sorpresa se llevaron algunos turistas, que huyendo del calor viajaron a Asturias desde Sevilla. Fernando Fariña y María Díaz reconocían que ni se habían imaginado que «pudiera hacer este calor».

Donde no había playas, buenos fueron también los parques y los ríos. En Cangas de Onís, Mara Alonso y Celia Díaz se daban un chapuzón en el Sella, bajo el Puente Romano, con un grupo de amigos. «El agua está un poco fría, pero no importa, nos refrescamos y lo pasamos igual de bien», decían. En la parte negativa, el calor hizo que reapareciera la 'boina' de contaminación sobre la ciudad de Gijón. Y es que hasta las mínimas fueron altas, con diez grados en Pajares a las tres de la madrugada como la más baja de la región. Pero es que para hoy, la previsión de la Agencia Española de Meteorología eleva aún más esas mínimas. Deja la temperatura más baja del Principado en Langreo, con quince. El mercurio, según los datos que maneja la Aemet, bajará como mucho a quince en Oviedo y Cangas del Narcea y en Gijón, Llanes y Avilés el mercurio no descenderá de los dieciocho grados.

 

Fotos

Vídeos