Los trabajadores de Vesuvius se encierran en la Catedral de Oviedo para defender sus empleos