«Es un trabajo importante que nos va a aportar mucho»

El colegio Laviada, de Gijón, es uno de los catorce centros asturianos dispuestos a emplearse a fondo en los próximos tres cursos para conseguir una educación completamente inclusiva. Su directora, Ana Romero, admite que para ser seleccionados debe existir, ante todo, un firme compromiso del profesorado, que recibirá formación específica. Durante el primer curso llevarán a cabo un exhaustivo diagnóstico del colegio, de sus debilidades y fortalezas. A partir de ahí fijarán los objetivos concretos y plantearán las actividades del resto del proyecto. «Es un trabajo muy importante para el centro y que nos va a aportar mucho», admite la directora. Igual que opina el responsable del CRA de Lena, Alejandro Collantes. Con la experiencia del contrato-programa anterior, el que se centró en la inclusión, afrontan el trabajo que tienen por delante. El primer año servirá para hacer el autodiagnóstico. Después vendrán los objetivos.