Una jornada laboral trágica deja dos fallecidos en sendos accidentes en Mieres y Pravia

Personal de Bomberos del SEPA junto a compañeros del fallecido y trabajadores de La Pereda / J.C.Román

Un trabajador de la central térmica de La Pereda se precipitó desde una altura de entre 15 y 20 metros | Un operario de Tragsa caía al río Nalón cuando se encontraba desarrollando labores de limpieza de su cauce

ÁLEX FUENTE / EL COMERCIO

Miércoles negro para mundo laboral asturiano tras el fallecimiento de dos trabajadores mientras desempeñaban sus tareas habituales. Sendos accidentes laborales elevan a seis la cifra total en lo que va de año.

A primera hora de la mañana el 112 recibía el aviso de que una persona había caído al río y lo estaba arrastrando la corriente. Se trataba de un operario de Tragsa de 47 años, M.C.F. natural de Morzó(Cangas de Narcea) quien realizaba tareas de limpieza en la orilla del río Nalón a su paso por Pravia. Las labores desempeñadas por el Grupo de Rescate de Bomberos de Asturias permitieron localizar el cuerpo a las 09.32 horas pero tan solo fue posible sacarlo ya sin vida. Sus restos se trasladaron hasta un prao en La Ribera donde la Guardia Civil se hizo cargo de los trámites para proceder al levantamiento del cadáver.

Las tareas de este trabajador respondían a un encargo de mantenimiento, conservación y reparación de daños en los cauces, por parte de la Dirección General del Agua, del Ministerio para la Transición Ecológica, dirigido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, según han confirmado desde Tragsa.

Horas más tarde, a mediodía, otra trágica noticia llegaba desde Mieres. Allí un operario de la central térmica de La Pereda fallecía tras caer de una altura de entre 15 y 20 metros mientras se encontraba trabajando en las instalaciones de Hunosa. El hombre, de 41 años, era natural de Grado y residía en Gijón.

Según informa la Guardia Civil, el operario era el técnico habitual que se encargaba del mantenimiento de los sistemas de medición y control de emisión de gases de la empresa Envira Sostenible. La zona del accidente era de difícil acceso ya que se produjo en una cámara interior de la chimenea de la central térmica. Hasta el lugar se desplazaron también miembros de la Brigada de Salvamento Minero.

«El trabajo no puede costar la vida»

CC OOha emitido un comunicado lamentando la muerte de los dos trabajadores e insistiendo que «el trabajo no puede costar la vida». El responsable de Salud Laboral de CC OO de Asturias, Gerardo L. Argüelles, ha querido expresar su «más sentido pesar» a las familias y compañeros de los trabajadores fallecidos. Ha llamado asimismo a «extremar las medidas de vigilancia y control de la seguridad en el trabajo para no tener que lamentar más víctimas mortales».

Más información