«Tenemos tres cerebros: el intracraneal, el corazón y el tubo digestivo»

«Tenemos tres cerebros: el intracraneal, el corazón y el tubo digestivo»
Mario Alonso Puig. / PIÑA

«Mantenerse en la zona de confort impide el desarrollo y la evolución del ser humano», indica este especialista por la Universidad de Harvard

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

El doctor Mario Alonso Puig (Madrid, 1955), cirujano por la Universidad de Harvard y reconocido divulgador sobre las claves de la salud, el bienestar y la felicidad, ofreció ayer una conferencia en Oviedo dentro de los actos por el décimo aniversario del IMOMA.

-Antes de hacerle esta entrevista he estado viendo algunas de sus conferencias y, siguiendo sus recomendaciones, me he dicho: 'Tú puedes'. ¿He hecho bien?

-(Risas). Sí, creo que la automotivación es imprescindible para salir de casa y enfrentarse a los desafíos de cada día.

-¿Por qué es tan importante?

-La motivación es lo que nos lleva a la acción y ésta a obtener resultados. Una persona que ha perdido la ilusión por las cosas es difícil que emprenda acciones con confianza, con entusiasmo o con verdadero compromiso. El cerebro funciona de una manera muy diferente cuando estamos ilusionados o cuando estamos angustiados.

-¿Usted la practica a diario o ya está suficientemente motivado?

-Yo tengo que practicarlo diariamente. Tengo exactamente los mismos desafíos que tiene cualquier ser humano. También me encuentro mis obstáculos.

-¿Por qué tenemos que salir de la zona de confort?

-Porque es tremendamente limitante. Impide el crecimiento, el desarrollo y la evolución de un ser humano. Hace que sea absolutamente alérgico a procesos de cambio. Y así, muchas personas viven esclavizadas por pensar que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.

-Usted que conoce distintas realidades, a la hora de afrontar procesos de cambio ¿se aprecian diferencias entre unas culturas y otras?

-Sí, hay una gran diferencia entre la cultura occidental y la oriental. La oriental es más de hacer frente a las cosas como un equipo mientras que nosotros somos más individualistas.

-¿Y a los españoles en concreto, nos cuesta afrontar nuevos retos?

-Sí, sí, sí. Su verdadera dificultad es no ser consciente de lo mucho que vale. Y no lo digo por sentirme orgulloso de ser español sino porque es así. Tenemos un montón de capacidades, de talento, somos personas emprendedoras, creativas, pero no nos lo creemos. Otro tema que hay que mejorar en la cultura española es la colaboración. Prima el individualismo, los reinos de taifas, el no querer que nadie meta las narices en mi tema cuando hoy en día, por la velocidad vertiginosa de los procesos de cambio, los desafíos a los que se enfrenta una sociedad, una empresa o una familia precisan de un trabajo en equipo donde cada uno aporte aquello en lo que es realmente bueno. Si cada uno va a su bola, hay un problema.

Huir del sedentarismo

-Es especialista en sistema digestivo, pero un apasionado del cerebro. Y por lo que le he leído, ambos están estrechamente ligados.

-La idea de que el único cerebro es el que está dentro del cráneo es anticuada. Tenemos al menos tres cerebros, entendiendo por tal toda estructura con redes neuronales capaces de llevar a cabo una serie de procesos de coordinación a nivel del organismo. El corazón tiene por lo menos 40.000 neuronas. El tubo digestivo, con cerca de 500 millones, controla procesos cerebrales, tiene relación con enfermedades de corte neurológico y resulta enormemente dañado por situaciones de estrés emocional. Son tres sistemas extraordinariamente coordinados.

-Entonces hay que cuidar el corazón, comer bien y ejercitar el cerebro.

-Naturalmente. Y además, haciendo determinadas cosas, uno lo está cuidando todo.

-¿Por ejemplo?

-Haciendo ejercicio físico, como andar deprisa treinta minutos al día o hacerlo en tres episodios de diez minutos, mejora la función del corazón y baja el estrés negativo, el distrés. La bajada del distrés mejora el funcionamiento del tubo digestivo. Por eso las personas que hacen ejercicio físico tienen mejores digestiones. Además, el cerebro produce una sustancia que se llama BDNF, que es muy importante para que se formen nuevas conexiones entre las neuronas. También es fundamental la nutrición. Consumir abundante fibra hace que el tubo digestivo funcione mejor y así genere más serotonina, la hormona más eficiente de la calma.

-¿Algún consejo más?

-Sí, no dormir de forma habitual menos de siete horas y media al día, porque tiene efectos negativos, y tener relaciones afectivas satisfactorias.