Uno de cada tres pediatras se jubilará en los próximos seis años en la región

Uno de cada tres pediatras se jubilará en los próximos seis años en la región

Según datos que maneja el Sespa, ni con todos los MIR de la especialidad se podrían cubrir estas plazas vacantes

LAURA MAYORDOMOGIJÓN.

Las luces rojas por la escasez de médicos para garantizar el relevo de los que se jubilarán en los próximos años saltaron hace meses en Atención Primaria, cuando se hizo patente que la mitad de la plantilla alcanzaría los 65 años antes de 2025. Pero no es esta la única especialidad con problemas. También la de pediatría, tanto en Primaria como en Especializada, está en la cuerda floja. En el estudio demográfico de los médicos del Servicio de Salud del Principado (Sespa) elaborado en 2017 se contabilizaban, en las ocho áreas sanitarias, dos centenares de pediatras. Una decena ya se ha jubilado desde entonces. Cerca de sesenta lo hará en los seis próximos años. En total, Asturias habrá perdido un tercio de la plantilla actual de pediatras. El momento más conflictivo, según se apunta en dicho informe, será 2024. Ese año coincidirá la jubilación de diez pediatras de Atención Primaria y otros tres que trabajan en hospitales.

El relevo se prevé complicado teniendo en cuenta que cada año son solo siete los MIR que terminan la especialidad. Incluso en el hipotético caso de que cada nueva hornada de profesionales acabara quedándose a trabajar en la región, no serían suficientes para cubrir esas bajas. De hecho, las dificultades para cubrir estas plazas ya son evidentes en la actualidad en muchas partes de Asturias. Por ejemplo, en el oriente.

Área Sanitaria I
En los próximos seis años se jubilarán tres pediatras tanto en Atención Primaria como en Especializada.
Área Sanitaria II
Hay una única jubilación prevista hasta 2025.
Área Sanitaria III
Nueve pediatras alcanzan la edad de jubilación en los próximos seis años.
Área Sanitaria IV
Con 19, la de Oviedo es el área con mayor número de bajas previstas de aquí al año 2025.
Área Sanitaria V
Están previstas 17 jubilaciones de pediatras que hoy trabajan en centros de salud o el Hospital de Cabueñes.
Área Sanitaria VI
Solo dos pediatras se jubilarán hasta 2025.
Área Sanitaria VII
Cinco pediatras, todos de Atención Primaria, alcanzarán la edad de jubilación en los próximos seis años.
Área Sanitaria VIII
Con una única jubilación, en Especializada, es de las menos afectadas.

En similares porcentajes de jubilación en el corto plazo se manejan otras especialidades, como urología, otorrinolaringología o psiquiatría. En esta última, los problemas llegarán en 2023 y 2024, porque en esos dos años se jubilan dieciséis profesionales.

Más información

En anestesia, en cambio, se considera que el volumen de jubilaciones no va a suponer «una amenaza importante» para el Servicio de Salud del Principado. Donde tampoco cabe esperar problemas para reponer a los profesionales que se van a jubilar es en especialidades como medicina interna, cardiología o radiodiagnóstico -en todas, en torno al 20% de la plantilla alcanzará los 65 años de aquí a 2025-, endocrinología, nefrología, dermatología, cirugía vascular y cardiovascular, neurocirugía, cirugía máxilofacial o cirugía torácica.

En neumología, este 2019 se prevé el año más complicado porque coincide que se jubilan seis de los diecinueve profesionales que lo harán de aquí a 2025. En neurología, en cambio, los problemas podrían surgir en el año 2022, porque es cuando se van prácticamente la mitad de los diez médicos que se jubilarán en los próximos seis años. En reumatología, hay dos jubilaciones que coinciden este año y otras dos en 2021 y 2024. En cirugía general, el número de marchas previstas en los próximos años será «muy pequeña y podrá ser compensada con los MIR que se vayan formando anualmente». En traumatología, el mayor número de bajas se dará en 2024, con cuatro. En total, de aquí a 2025, habrá dieciséis médicos que lleguen a la edad de retiro.

Urología y oftalmología

El informe sobre la situación de los médicos del Sespa hace especial hincapié en la situación del servicio de urología. No solo porque la plantilla se redujera sensiblemente en una década sino porque es, además, una especialidad con poca oferta formativa, lo que podría conllevar problemas de relevo en el futuro más inmediato. También en oftalmología se hace notar que la media de cuatro jubilaciones anuales de aquí a 2025 «no se puede sustituir con los residentes en formación».

En cardiología hay dos aspectos que se señalan. El primero, la elevada tasa de temporalidad de los contratos (del 45%). El segundo, que las sustituciones de los cardiólogos que se vayan jubilando no deberían resultar problemáticas a no ser que los médicos sin plaza fija acaben marchándose de Asturias.