La Universidad de Oviedo vuelve al grupo de las 500 mejores del mundo dieciséis años después

Claustro del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo. / J. DÍAZ
Claustro del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo. / J. DÍAZ

Entra en el selecto club del 'ranking de Shanghái', en el que España pasa de diez a trece instituciones académicas. «Es un orgullo», dice el rector

LAURA MAYORDOMO / ALFONSO TORICESGIJÓN.

2003, el año en que comenzó a elaborarse el conocido como 'ranking de Shanghái', fue la primera y única vez, hasta ahora, en que la Universidad de Oviedo consiguió situarse entre las 500 mejores universidades del mundo. Dieciséis años después, la institución académica asturiana retorna a la élite para satisfacción del equipo rectoral que dirige Santiago García Granda. «Es un respaldo importante al trabajo que hacemos. Felicito a toda la comunidad universitaria porque es una labor de todos. La investigación, la contribución de los docentes y del personal de administración y servicios es importante para explicar por qué cumplimos unos ciertos parámetros a nivel internacional que nos hacen estar ahí, y con mucho orgullo», destacó ayer en declaraciones a EL COMERCIO.

La de Oviedo es una de las trece universidades españolas que se cuelan en el 'top 500' del Ranking Académico de las Universidades del Mundo (ARWU), elaborado por la Universidad Jiao Tong de Shanghái, y que ayer se dio a conocer. Además de la asturiana, las de Sevilla, Islas Baleares y Zaragoza ingresan por primera vez en este selecto grupo que integran trece instituciones académicas, tres más que el curso pasado.

Esa cifra récord -solo igualada en 2015- supone que España tiene a una cuarta parte de sus centros públicos entre la élite académica del planeta. No obstante, como ocurre desde la primera edición del estudio, no hay españoles entre los cien primeros y solo la Universidad de Barcelona es capaz de ubicarse entre los puestos 150 y 200. La razón principal que aleja a los campus nacionales de los primeros puestos es que el ranking de Shanghái -la clasificación más antigua, prestigiosa e influyente del mundo académico- valora esencialmente la investigación de muy alto nivel (sobre todo la científica y técnica) por encima de la docencia y prima con hasta un 30% de puntuación a las universidades con alumnos y profesores en posesión del premio Nobel o la medalla Fields (Matemáticas), de los que España carece.

La de Barcelona, a la cabeza

En cambio, nuestro país es una potencia mundial entre la clase media de la educación superior. Tiene un alto nivel medio de calidad en la gran mayoría de sus campus. Así lo demuestra el segundo ranking publicado por la Universidad de Jiao Tong, el que define las universidades que ocupan los puestos del 501 al 1.000, las 'candidatas' a saltar en próximos años al 'top 500' y en el que la de Oviedo figuraba el año pasado. Ese listado incluye otros 25 centros españoles, tres más que en 2018.

La lista ampliada demuestra que 38 universidades españolas -todas públicas salvo la de Navarra- están entre las mil mejores del mundo, un nivel de calidad que solo pueden acreditar el 6% de los centros de educación superior de los cinco continentes. Esto significa que el 76% de los campus públicos españoles, tres de cada cuatro, están entre los de mayor calidad del planeta.

La Universidad de Barcelona es la única ubicada entre los puestos 150 y 200 y la siguen la Complutense de Madrid, la Autónoma de Barcelona, la de Valencia y la de Granada, todas ellas entre las posiciones 201 y 300 -desde el puesto 99 solo se numeran por centenas-. En el siguiente escalón, en el grupo de las 301 a 400 mejores, están la Autónoma de Madrid y la Pompeu Fabra. Y entre el último centenar de la clasificación principal la Politécnica de Valencia, la del País Vasco, la de Oviedo, la de Sevilla, la de las Islas Baleares y la de Zaragoza.

Los autores del estudio -que, un año más, lidera la estadounidense Harvard- piensan que son cuatro las principales 'candidatas' españolas a ingresar en próximos años en el 'top 500', que son las que se corresponden con las que ocupan las posiciones 501 a 600 de la lista complementaria. Son la recién descendida (Santiago de Compostela), la Politécnica de Madrid, la Jaime I de Castellón y la Rovira i Virgili de Tarragona (que ha mejorado en un solo año 200 posiciones). Entran por primera vez en la lista de las mil mejores Lleida, Extremadura, Girona, las Palmas, la Rey Juan Carlos de Madrid y la Pablo Olavide de Sevilla. Y se cae de la selecta clasificación la Carlos III.

Más información