La Politécnica avanza hacia la educación 4.0

Representantes de la empresas que forman parte de la Sociedad de Partners de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón./Carolina Santos
Representantes de la empresas que forman parte de la Sociedad de Partners de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. / Carolina Santos

La formación en empresas y el desarrollo de competencias transversales serán clave en un nuevo modelo universitario, según el director de la EPI

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

En el futuro habrá tres modelos de Universidad. Las que traten de mantener el status quo, las que se centren en un nicho de mercado y las transformadoras. «¿En qué grupo ven a nuestra Universidad?», interrogó el director de la Escuela Politécnica de Ingeniería, Juan Carlos Campo, a los representantes de las empresas que forman parte de la Sociedad de Partners de la EPI. La improvisada encuesta, resuelta a mano alzada, la ganó la primera opción. Precisamente la que el propio Campo ve más factible, al ser la de Oviedo «una universidad generalista». Pero, advirtió, mantener el status quo no significa inmovilismo. Todo lo contrario.

El futuro de esa nueva universidad pasa por la oferta de grados abiertos, en los que el alumno construye su propio currículo en función de sus preferencias. Es lo que el propio Campo definió como «la apertura de las titulaciones». Esto es, estudios «con un núcleo común y un grado de optatividad muy alto», aprovechando los recursos ya existentes, con lo que el coste para la institución sería prácticamente cero.

Los grados abiertos son uno de los elementos que dan sentido a la educación 4.0, que también se sustenta en la formación de los alumnos en empresas («con prácticas externas de calidad», planteó Campo) y el desarrollo de competencias transversales, como liderazgo o ética. En esa nueva Universidad que está por llegar será también un objetivo aumentar la participación de profesionales de la industria en la docencia.

Es hacia esa meta, la de la educación 4.0, hacia la que «trata de moverse nuestra escuela», confió Juan Carlos Campo a los cerca de sesenta partners que esta mañana se dieron cita en el Acuario de Gijón. Unos colaboradores que abandonaron el salón de actos con deberes. Varios de ellos integrarán tres grupos de trabajo que comenzarán a diseñar ya propuestas sobre «cómo contribuir a atraer gente a nuestros ámbitos, y gente buena», cómo aumentar la formación en el ámbito de la empresa y cómo incrementar las competencias transversales en los alumnos de la EPI. En un año, en la que será la VI Jornada de la Sociedad de Partners, deberán presentar los resultados.