El profesor de Psicología a sus alumnas: «Te apruebo por pesada y por pena»

Pancartas contra el machismo mostradas en la concentración del jueves ante la Facultad de Psicología. / Hugo Álvarez

La Universidad de Oviedo encara una situación sin precedente con la sanción a un docente por comentarios sexistas y una movilización estudiantil para que sea apartado de las aulas

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«Si volvéis a repetir, os violo». «Para venir a una revisión tenéis que venir maquilladas y con escote. Si fuera necesario os tendríais que sacar una teta, así os pondría la nota que quisierais». «Estoy hasta los cojones de aguantar gente como tú, te apruebo por pesada y por pena». Son algunos de los comentarios «con contenido denigrante y sexista» que han llevado a la Universidad de Oviedo a una situación sin precedente: la sanción a un profesor de la Facultad de Psicología por «infracción grave y continuada de falta de consideración con los administrados» y la movilización de los estudiantes para que sea apartado de las aulas.

El pasado mes de agosto, según desveló EL COMERCIO, la institución académica resolvía un expediente abierto en febrero que recoge el testimonio de una veintena de alumnos y exalumnos. El profesor quedaba suspendido seis meses de empleo y sueldo. La media se debía aplicar del 1 de septiembre al 28 de febrero, pero el primer día de clase, el día 12, el docente volvía a las aulas y advertía a sus alumnos de que «a partir de ahora grabará las clases».

Muchas voces se alzaron contra la presencia del profesor en la facultad, ante lo que el rector, Santiago García Granda, explicó que aún está abierto el plazo para que el docente presente alegaciones, que deben ser estudiadas y resueltas antes de que la sanción sea firme: «Se han de cumplir los procedimientos, que son garantistas para todos, profesores y alumnos». Eso sí, subrayaba que apenas se han tardado unos meses en resolver la denuncia colectiva presentada en febrero ante el vicerrectorado de Estudiantes.

Más allá de los procedimientos, García Granda se mostró «absolutamente contrario al machismo en las aulas y en cualquier sitio» porque «son comportamientos anacrónicos, más en una institución como la Universidad, que tiene que dar ejemplo». Y eso piden los estudiantes, que el jueves se concentraron ante la Facultad de Psicología.

Si bien aceptan que la sanción impuesta sienta «un precedente» en la institución,no comparten que se haya impuesto la pena mínima (el instructor del caso propuso una suspensión de entre seis meses y un año y la normativa contempla hasta tres años) y mucho menos que no se haya adoptado la medida cautelar de apartarle de las aulas: «Por favor, el lunes -por mañana- no le queremos en la Universidad. Tiene que estar cautelarmente fuera de nuestras aulas», insistieron al rector durante la concentración, a la que asistieron unas cuatrocientas personas convencidas de que «la Universidad tiene que ser ejemplarizante, en lo académico y en lo moral».

Es el clamor por una Universidad en la que todas las mujeres se sientan libres y seguras. Y es que muchas alumnas dicen tener miedo a encontrárselo «en algún momento, en algún tribunal, en el trabajo… Porque sabe quienes somos». Es un temor compartido por exalumnas que hace tiempo pasaron por sus aulas y su despacho, donde, según su denuncia, han tenido lugar muchas de estas situaciones denigrantes. Y es que los comentarios sexistas y vejatorios y los «contactos físicos inadecuados» denunciados por las alumnas (la mayoría, de 19 años), no son cosa del último curso. Ya en los cursos 2014-2015 y 2015-2016 varias estudiantes elevaron sus quejas al decanato, que se limitó a dar un «mero toque de atención» al profesor. Pero en el último curso todo cambió y tras «unos comentarios muy graves» dirigidos a varias alumnas, una denuncia colectiva llegó al rectorado, al vicerrectorado de Estudiantes, la Defensora Universitaria y la unidad de Igualdad de la Universidad de Oviedo. El rector ha asegurado que no hay más denuncias en curso, pero los estudiantes tienen claro que «este no es un caso aislado. Hay más», sostienen.