Los universitarios veteranos podrán estudiar en Mieres

Los universitarios veteranos podrán estudiar en Mieres
Los últimos diecinueve graduados del Programa para Mayores de la Universidad de Oviedo. / ÁLEX PIÑA

El Programa para Mayores suma otra sede para el próximo curso, cuando marcará un nuevo récord con 500 alumnos

LAURA CASTRO OVIEDO.

Con la mente puesta en ese dicho de que nunca es tarde y con la intención de mantener activa su memoria, son muchos, cada vez más, los mayores de cincuenta años que deciden regresar a las aulas. Hasta ahora, Oviedo, Gijón y Avilés eran las únicas sedes del Programa para Mayores de la Universidad (Pumuo). Ahora, se unirá Mieres a esta lista para el próximo curso, cuando esta iniciativa alcanzará la cifra récord de quinientos alumnos.

Ayer despidieron a los últimos diecinueve graduados de esta titulación sabiendo que volverán a verles pronto, pues la mayoría espera ampliar su formación en otros cursos de extensión universitaria. Es precisamente esta actitud la que les convierte en «un claro ejemplo de cómo se debe transitar por la vida, entendiendo que se trata de un aprendizaje continuo», destacó Pilar Varela, la consejera de Servicios y Derechos Sociales, quien defendió este programa al asegurar que se trata de una buena estrategia para el envejecimiento activo que «le da riqueza a la sociedad» en su conjunto.

La ceremonia de graduación estuvo presidida por el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, quien resaltó la capacidad de superación y el entusiasmo del alumnado y aseguró que la experiencia fue doblemente positiva, pues para la Universidad «también ha sido enriquecedor» contar con sus aportaciones. Asistieron también amigos, familiares y actuales alumnos del programa, que se mostraron orgullosos de los logros alcanzados por estos alumnos.

«Ha sido enriquecedor contar con sus aportaciones», dice el rector de la Universidad

«Esta es una experiencia vital y educativa maravillosa. Llegamos envueltos en dudas acerca de lo que nos íbamos a encontrar y tras cinco años de aprendizaje nos vamos con un bagaje cultural mucho mayor», relataba una de las recién graduadas, Carmen Muñoz. Algo que se debe, indicó, a la «increíble» labor de los más de setenta profesores que impartieron «con mucha paciencia» las materias de Humanidades, Ciencias Jurídicas, Ciencias Jurídico Sociales, de la Salud y Tecnología para ayudar a su alumnado en la adaptación «al cambio social de los últimos años». Álvaro Muñoz, otro de los graduados, fue el encargado de ponerle humor a la ceremonia recordando todo lo aprendido a lo largo de esos cinco años. «Teníamos todas las esperanzas puestas en Biología, pero comprobamos lo que ya, por desgracia, sabíamos: cada 365 días somos un año más viejos y polvo somos y en polvo nos convertiremos», bromeó.

Junto a la parte más teórica, que «no va de hincar codos, sino de un aprendizaje en el aula», según indicó la representante de estudiantes y recién graduada, María Luisa Requejo, trabajan también en otra más práctica. Los idiomas y la informática son los talleres más demandados. «Por la edad no tuvimos acceso, o al menos no con tanta facilidad como ahora, a estas dos ramas tan necesarias actualmente», señaló Requejo.

Las mujeres son mayoría

Aunque cuando arrancó Pumuo los porcentajes entre los hombres y las mujeres inscritos estaban bastante igualados (un 40 y un 60%, respectivamente), lo cierto es que en los últimos años han sido ellas quienes se han mostrado más dispuestas a aumentar sus conocimientos tras la jubilación.

No obstante, desde la Universidad de Oviedo animan a «todo el mundo que tenga interés en comunicarse con gente de su edad para aprender dentro y fuera del aula» a unirse al programa, pues está dirigido a los mayores de cincuenta años, sin importar si tienen estudios superiores o no, según explicó el vicerrector, Francisco José Borges.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos