El rectorado apuesta por crear un grado abierto con materias de libre elección

El rectorado apuesta por crear un grado abierto con materias de libre elección
Enrique Covián, María Valvidares, Jorge Solana (asesor de la Alta Comisionada del Gobierno de España para la Agenda 2030), Santiago García Granda, Eugenia Suárez Serrano y Pilar González Torre, en la presentación de la Memoria de Responsabilidad Social de la Universidad de Oviedo. / M. ROJAS

«Sería una titulación a la carta en la que los alumnos adquirirían competencias amplias y diversas», explica la vicerrectora de Acción Transversal

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

El equipo que dirige Santiago García Granda lleva desde que accedió al rectorado madurando la idea de ofertar un grado abierto. Una titulación «a la carta» en la que cada alumno pueda diseñar su formación académica con asignaturas que elegiría libremente hasta completar el número mínimo de créditos exigido, sin importar a qué carrera o rama del conocimiento pertenezcan esas asignaturas. Podría optar por materias «técnicas, de ciencias, de humanidades, jurídicas... De tal forma que cada uno hiciera un poco su grado», explicó ayer la vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa, Eugenia Suárez Serrano. Al término de sus estudios, el alumno sería un titulado de la Universidad de Oviedo, pero no en una disciplina concreta porque «no tenemos por qué formar personas con una formación rígida», apuntó el rector, Santiago García Granda. Y aunque Suárez Serrano ve «muy útil y enriquecedor» que los alumnos puedan formarse en distintas facultades, incluso en diferentes campus de la Universidad de Oviedo, cree que este grado «se presta mucho a hacerlo 'on line'».

Qué desempeño profesional podrían tener esos titulados es otra cuestión tan abierta como el propio grado. «Les daríamos unas competencias tan amplias y diversas y saldrían tan únicos, porque cada uno tendría su propio currículum, que podría ser una titulación de gran futuro», sostiene Suárez Serrano, que defiende que la especialización, si se quiere, puede llegar después, a través de un máster.

Más

La de la formación disciplinar es una propuesta que encaja con la Agenda 2030, un plan de acción mundial aprobado por la ONU en 2015 y que se basa en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). «Si queremos solucionar problemas tan complejos como los de la Agenda 2030, tenemos que derribar muchos obstáculos y prejuicios», empezando por «las fronteras entre las tradicionales ciencias y letras», apuntó la vicerrectora en la presentación de la que es la primera Memoria de Responsabilidad Social de la Universidad de Oviedo que se lleva a cabo precisamente alineada con los ODS.

La idea del grado abierto -una oferta aún escasa en las universidades españolas- está aún en un estado «embrionario» y su puesta en práctica no está exenta de cierta complejidad. «Es difícil porque las normas que tenemos para hacer los grados son muy rígidas y tienen que pasar por muchos filtros», reconoció Suárez Serrano.