La sede conjunta del grado de Deporte aviva la pugna entre Mieres y Gijón

La sede conjunta del grado de Deporte aviva la pugna entre Mieres y Gijón
La directora de la Escuela Politécnica de Mieres, Asunción Cámara, con el alcalde, Aníbal Vázquez, en la Fidma. / JOSÉ MANUEL NAVARRO

«Nunca vi una carrera con dos ubicaciones», dice el alcalde mierense, mientras que el edil de Deportes gijonés reivindica su candidatura

P. SUÁREZ / A. MORIYÓN / E. RODRÍGUEZ OVIEDO / GIJÓN.

Dice el refrán que una imagen vale más que mil palabras. El Ayuntamiento de Mieres proyectó ayer un vídeo en la Feria Internacional de Muestras (Fidma) en el que da cuenta de cómo sus instalaciones están infrautilizadas. «Con capacidad para acoger a 6.000 alumnos, tenemos 800 estudiantes», especificó el alcalde, Aníbal Vázquez, de Izquierda Unida. Y, precisamente, por sus recursos y el poco uso que se les está dando, «el rector de la Universidad de Oviedo dijo de mano que el campus donde debía recaer el grado de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte era en el nuestro, en el de Mieres», insistió ayer el primer edil.

Desde entonces y al conocer la apuesta de Gijón por atraer estos estudios, no ha parado de recordarlo y defender el campus mierense más si cabe. «Porque, guste o no guste, la Universidad de Oviedo tiene tres: el de Oviedo, el de Gijón y el de Mieres. Y el nuestro está olvidado y hay que empezar a recordarle a la gente que existe. Vamos a hacer recordar de verdad que Mieres tiene un campus», subrayó.

Esto significa, según señaló a EL COMERCIO, que va a seguir luchando para que la carrera se curse en la villa del Caudal, pese a que el rector, Santiago García Granda, adelantó anteayer que «probablemente la titulación tendrá que tener una sede compartida para aprovechar, así, las instalaciones poco utilizadas de Mieres y las de Gijón, que tiene en mayor número, tanto públicas como privadas».

Pero a Aníbal Vázquez este planteamiento no le convence en absoluto. «Ahora se nos dice que tenemos que compartir... Yo todavía no vi ninguna carrera con dos ubicaciones y no he pedido compartirla para que vaya a otro campus», manifestó abiertamente, tras indicar que «el de Mieres está de cine, porque ni el tiempo (fue inaugurado en 2002) ni el uso han hecho mella en él. Es más, tenemos un campus casi 'para vender'. Seminuevo». Consciente de que su alto coste -se invirtieron 133 millones de euros procedentes de fondos mineros para su construcción- hace que se cuestione su viabilidad, salió al paso de las críticas. «El campus no nació porque a alguien le apeteciese. Se hizo para que los territorios mineros tuviesen alternativas a la minería, que los jóvenes pudieran estudiar donde nacieron y evitar justo a lo que hemos llegado ahora», en alusión a una apuesta decidida por las Cuencas, con recursos y nuevos títulos. «No fallaron los fondos mineros -añadió-. Falló la administración, que se marchó de la cuenca dejando una ruina. Éste era su proyecto estrella».

«Que lo explique el rector»

Por su parte, el edil de Deportes de Gijón, Jesús Martínez, prefirió guardar cautela hasta conocer la «propuesta en detalle» de la que habla el rector. «Le emplazo a que nos la explique a los dos ayuntamientos, porque queremos escucharla». Hasta entonces, dijo, el Ayuntamiento prefiere no hacer muchas más manifestaciones al respecto, aunque mantiene que «lo que queremos es que el grado se imparta en Gijón». «Defendemos nuestra candidatura y lo hacemos pensando en Asturias, porque creemos que Gijón, por su tejido deportivo, instalaciones y las sinergias que se pueden generar con el campus y la Milla del Conocimiento, es la ciudad que tiene el potencial para desarrollar esta carrera y un futuro a sus egresados».

Por eso, porque Gijón sostiene que es «la mejor opción», el equipo de gobierno local ofreció a la Universidad financiación extra (un millón de euros repartido en cuatro anualidades) e instalaciones para la implantación del grado.

También se refirió al grado de Deporte del portavoz del Gobierno regional, el consejero Guillermo Martínez, quien confirmó lo que el día antes ya había dicho Santiago García Granda. La propuesta aún no ha llegado al Principado porque está elaborándose. En concreto, el plan de estudios, con la previsión de unos setenta profesores. Después, la institución académica decidirá la «ubicación idónea en función de las actividades», entre las que se incluyen las de náutica y montaña. Su intención es presentarlo antes de mayo. Probablemente, a finales de este año o principios del que viene. «Vamos a ser escrupulosos con la autonomía de la Universidad y sus atribuciones», señaló Martínez. «Primero le corresponde a la Universidad decidir si considera conveniente ofrecer esa titulación y, si es así, dónde propone que se realicen esos estudios y con qué recursos y medios. Hay que respetar sus tiempos y su autonomía», señaló.

No obstante, a renglón seguido, sí lanzó una advertencia. «Una vez recibida la propuesta, ejerceremos nuestras competencias. Que nadie dude de esta cuestión, pero en este momento no podemos trabajar en este caso con hipótesis», señaló. La primera función atribuida a la Dirección General de Universidades es el estudio de la asignación presupuestaria a la institución académica y el seguimiento de su ejecución.