La Universidad de Oviedo tendrá el próximo año un presupuesto «de supervivencia»

Santiago García Granda, rector de la Universidad, durante el claustro en la Facultad de Economía./
Santiago García Granda, rector de la Universidad, durante el claustro en la Facultad de Economía.

El cumplimiento de la regla de gasto le permite incrementar las cuentas en cinco millones, hasta los 137

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

El rector de la Universidad de Oviedo lo advirtió nada más tomar la palabra en el claustro de esta mañana. Lo más destacado de su media hora de exposición llegaría en los dos últimos minutos. Fue entonces cuando Santiago García Granda entró de lleno en materia económica. Lo hizo para manifestar que «hemos tenido que luchar mucho con nuestro financiador y controlador para poder limpiar y justificar nuestras cuentas, para poder explicar que tenemos pocos recursos y encima son difíciles de utilizar si nos ponen trabas». Y para comunicar, a renglón seguido, que el Principado ha aprobado el plan económico y financiero que la institución académica tuvo que presentar el pasado verano por haber superado la regla de gasto en 2017. También para avanzar que «la cumplimos para 2018» y, por tanto, el próximo año «podemos aumentar nuestro presupuesto en los márgenes que nos da la ley». Será, en concreto, en cinco millones de euros. De esa forma, la Universidad estima afrontar el próximo ejercicio con unas cuentas «de supervivencia», gracias a la inyección de 137 millones del Gobierno regional. «Dentro de la precariedad y de la continua reivindicación por la mala financiación de la universidadsd, son unos datos que nos permitirán seguir sobreviviendo en 2019«, valoró.

Antes de iniciarse el claustro, que duró cerca de cinco horas, García Granda ya había manifestado que uno de sus mayores quebraderos de cabeza es que los 131 millones que el Principado aporta para gastos de personal cubren poco más del 80% de la nominativa.

Crítico fue también con el Principado al reprochar al Gobierno regional que esté usando «políticamente» la propuesta de la Universidad para implantar el grado en Gastronomía y Ciencias Culinarias en el centro adscrito de la Facultad de Turismo de Oviedo. Una propuesta sobre la que varios representantes del alumnado hicieron constar su rechazo durante la sesión de ayer y que el rector defendió por el interés de un sector, el turístico y gastronómico, «estratégico» para la región. En este sentido, García Granda alertó de la posibilidad de que si la Universidad de Oviedo no oferta esta titulación, «venga una universidad privada a montarla en Asturias». Y no cerró las puertas a que pueda ser pública, pero puso como condición que los recursos los ponga entonces la Administración, porque con los de la Universidad de Oviedo, subrayó, sería «impensable».

En respuesta a una estudiante que le urgió una decisión sobre el grado de Deporte, reconoció el rector que «no somos lo suficientemente hábiles para manejar una situación que ya nos desbordó hace años» aunque insistió en que, en primavera, «sacaremos una propuesta».

En respuesta a una estudiante que le urgió una decisión sobre el grado de Deporte, reconoció el rector que «no somos lo suficientemente hábiles para manejar una situación que ya nos desbordó hace años» aunque insistió en que, en primavera, «sacaremos una propuesta».

Durante el turno de intervenciones, también tuvo que escuchar las críticas de un alumno, Alex Minculeasa, que le recriminó que el protocolo de cambio de nombre a personas transgénero «sigue sin aplicarse», que los baños inclusivos serán aún escasos y que persista el riesgo de sufrir agresiones, físicas y verbales. También un doctorando reclamó la creación de una comisión que aborde la situación del colectivo LGTBI dentro de la Universidad «para dignificarlo» así como la creación de un consejo de doctorandos, como ya tienen otras universidades. Fueron cuestiones que el rector aceptó estudiar.

Lo que descartó fue la propuesta de un miembro de Estudiantes con voz, que ayer se estrenaba en el claustro, de que las comunicaciones oficiales en la Universidad se realicen en español e inglés y el asturiano quede en el ámbito privado. «No se puede excluir a quien quiere comunicarse en asturiano», le respondió.

 

Fotos

Vídeos