Vicente Álvarez Areces: «No dejo huérfano a nadie»