Víctor Manuel apenas contiene su emoción en el velatorio de Álvarez Areces