Otra visión del trastorno por déficit de atención

Otra visión del trastorno por déficit de atención
Anna Bujnowska, Trinidad García, Marisol Cueli, Eduardo González -con las gafas de realidad virtual que se emplearán en la investigación-, Celestino Rodríguez, Paloma Gonzalez-Castro y Débora Areces, integrantes del equipo de investigación ADIR. / PABLO LORENZANA

Investigadores de la Universidad de Oviedo utilizan técnicas de realidad virtual para estudiar estos casos en niños y adultos

LAURA MAYORDOMOOVIEDO.

El 7% de los niños en edad escolar sufren trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Es éste uno de los problemas que más condiciona a los pequeños y adultos en su día a día, en sus relaciones con su familia, con sus amigos, en el colegio o en el desempeño de su trabajo. Por eso mejorar su diagnóstico y tratamiento resultan clave. En ello están implicados investigadores del campo de la Psicología y la Educación de la Universidad de Oviedo. Investigadores que, ante el recorte de las ayudas institucionales para proyectos de investigación, han recurrido al micromecenazgo para obtener financiación.

Los fondos los están recaudando en una plataforma de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) denominada 'precipita.es'. Aspiran a conseguir un mínimo de 4.000 euros, cantidad que les permitiría adquirir las pruebas de evaluación y todo el material necesario para poner en marcha el estudio. Con 18.000 euros podrían contratar a tiempo completo a un investigador para colaborar en la administración de las pruebas, el análisis y la difusión de los datos obtenidos. De momento, en el primer mes de esta campaña de 'crowdfunding', el proyecto de la Universidad de Oviedo ha conseguido cerca de 1.500 euros. Son optimistas. Aún quedan dos meses (hasta el 27 de junio) para seguir realizando donaciones y esta semana recibirán además la cantidad que la empresa ALSA -patrocinadora de 'precipita.es'- haya recaudado a lo largo de abril, mes en que ofrecía a sus clientes pagar un euro más por sus billetes de autobús para destinarlo a este proyecto.

Con unas gafas 3D

El grupo de investigación ADIR, dirigido por José Carlos Núñez, decano de la Facultad de Psicología y reconocido de excelencia por la ANECA, es pionero en la Universidad de Oviedo en recurrir a esta forma de financiación. También lo es en el abordaje del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Su proyecto se basa en la utilización de técnicas de realidad virtual. A los participantes en la investigación se les colocan unas gafas 3D dotadas de sensores de movimiento y auriculares que los sitúan, ficticiamente, en un aula escolar -en el caso de los menores de 16 años- o un acuario -en el caso de los mayores-.

De lo que se trata, explica Celestino Rodríguez, responsable de este proyecto, es de que vayan respondiendo a una serie de cuestiones que se les plantean mientras se reproducen también situaciones reales, como que alguien abra la puerta de la clase o un bolígrafo caiga al suelo, en el caso de los menores. De esta forma, apunta, se observa su respuesta a determinados estímulos. Las pruebas son más complejas en el caso de los mayores de 16 años. En ellos se valora su concentración, la capacidad para distraerse o la flexibilidad cognitiva. Las simulaciones duran entre 20 y 25 minutos y cada sujeto solo deberá realizar una sesión. Si se recauda lo necesario, las pruebas comenzarán en septiembre con personas con este trastorno a las que llegarán a través de sus programas de colaboración con hospitales y la Asociación Niños Hiperactivos del Principado de Asturias (Anhipa).