66.464 alumnos de Infantil y Primaria inician hoy las clases

Primer día de clase para los alumnos de Infantil y Primaria en el colegio Jovellanos de Gijón / DANIEL MORA

El consejero inaugura oficialmente el curso en Ponga, en el aula de Beleño del Centro Rural Agrupado Picos de Europa

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

Se acabaron las vacaciones. 66.464 alumnos de Infantil y Primaria inician hoy un curso escolar que vuelve a estar marcado por el descenso de la natalidad. En este caso, la caída demográfica se deja sentir especialmente en el primer nivel, en el de los niños de tres años. La pérdida de aulas asciende a cuarenta y afecta, sobre todo, a los centros públicos. El número de escolares baja en 800 y, si se suman los de Primaria (etapa que solo gana una unidad más en toda Asturias), el descenso es de 1.086 alumnos en comparación con el inicio de las clases en septiembre de 2017.

El consejero de Educación, Genaro Alonso, inaugurará oficialmente el curso en el concejo de Ponga. En concreto, en el aula de Beleño del Centro Rural Agrupado (CRA) Picos de Europa. Es un guiño más a la escuela rural, que en lo que queda de legislatura estará en el centro de la agenda política.

Según avanzó Alonso a EL COMERCIO en el mes de junio y hace solo unos días a los directores de los centros, su intención es crear un Observatorio de la Escuela Rural, en el que estén presentes todos los agentes implicados (la consejerías de Medio Rural, Empleo y Educación, profesores, familias, alumnos, sindicatos, la Federación Asturiana de Concejos y la Universidad).

El objetivo es analizar las necesidades de una escuela, con una fuerte impronta en la comunidad autónoma (hay 27 CRAS en todo el Principado), y buscar soluciones. Será en este marco donde se aborden los incentivos a los profesores que ocupan puestos de difícil desempeño (especialmente en las alas) y que se harían extensivos a otros maestros de la escuela rural. Solo aplicándolos en los CRAS, podría haber 400 beneficiarios más de los 600 que ya reciben mayor puntuación por estar en una plaza de difícil cobertura.

El miércoles, será la Reina, doña Letizia, quien inaugure el curso oficial a escala nacional. Lo hará en el colegio público Baudilio Arce, en Oviedo, adscrito al instituto Doctor Fleming. El deseo de la consejería -expresado a los directores de los centros la pasada semana- era que la Reina hubiese podido hacerlo en Ponga, pero problemas de agenda de la Casa Real lo impidieron. En esta intensa semana -el jueves es la apertura del curso en la Universidad y el viernes, en Secundaria- comienza un año escolar con bastantes retos por delante en Asturias, que seguirá pendiente de la consecución del tan ansiado Pacto Educativo y, mientras tanto, de los cambios anunciados en la LOMCE, pues recientemente la ministra ha adelantado que retirará el artículo que hace referencia a la «demanda social» de los concertados y que les permite ampliar su oferta. El consejero -para el que «la escuela pública es prioritaria, pues es la que atiende a los alumnos allí donde se necesita»- aboga por «la coexistencia armónica» de ambas redes y asegura que «buscar guerras entre ambas es inapropiado y no ayuda al sistema educativo».

Una de las intenciones de Educación es actualizar el inventario de los manuales que conforman los bancos de libros de texto en los centros públicos, aumentar la dotación para que éstos aumenten en número (en la actualidad se dedican 1,8 millones de euros) y progresar en la eliminación de los ejemplares que tradicionalmente se usan en el aula optando por nuevas metodologías.

También se apela al «sentido común», a la «coordinación entre profesores» y a la «prudencia» en los deberes escolares tras las quejas suscitadas hace dos años y que derivaron en dos huelgas por parte de las familias de la pública, quienes sostienen que «estas tareas generan desigualdad», pues no todas tienen los mismos conocimientos ni los mismos recursos para pagar clases particulares.

Ley de autoridad del docente

En estas primeras semanas, se espera que salga la convocatoria de las ayudas individuales del transporte, se promulgue el decreto de derechos y deberes del alumnado -que recoge explícitamente, por primera vez, la prohibición de agredir a los profesores y hacer grabaciones sin su permiso- y la designación de los representantes de Sanidad en las comisiones de salud de los colegios.

Será el inicio de diez meses en los que el profesorado espera ver reducida su carga lectiva y en los que Inspección Educativa llama a seguir trabajando en la atención a la diversidad, «en la escuela inclusiva». Asimismo, antes de que acabe la legislatura se espera tener desarrollada la Ley de Autoridad del Profesorado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos