Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Avilés

AVILES
«Peleamos por nuestra salud»
Vecinos de Severo Ochoa, Balsera y Sánchez Calvo se manifiestan para exigir la retirada de una antena de telefonía sobre la que pesan dos órdenes de derribo sin ejecutar
20.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Peleamos por nuestra salud»
Hartos. Así se mostraron ayer un grupo de vecinos de varios números de las calles de Severo Ochoa, Fernández Balsera y Sánchez Calvo, quienes, tras cerca de diez años de lucha administrativa para que se retire una antena de telefonía móvil de un edificio del entronque de estas calles, decidieron echarse ayer a la calle para exteriorizar su rechazo a la actitud que mantiene el Ayuntamiento de Avilés en torno a este tema. Los lemas de la manifestación, que recorrió las calles de Fernández Balsera, Doctor Graíño y La Cámara para acabar frente al Ayuntamiento: «Pilar Varela no legalices la antena», «Antena no, salud sí» o «Antena de telefonía demolición ya».
El conflicto que mantienen abierto estos vecinos tiene su origen hace casi una década. Entonces una empresa de telefonía móvil instaló una antena en un edificio del entronque de Severo Ochoa con Sánchez Clavo. Pero lo hizo, según sostienen los vecinos, sin licencia de obra ni tampoco de actividad. Tras varios recursos, el Ayuntamiento ordenó su derribo en dos ocasiones. Ninguno de ellos llegó a hacerse efectivo. «Peleamos por nuestra salud», afirmó José Ramón Corihuela, uno de los afectados por esta instalación.
Todos los asistentes a la manifestación afirmaban tener problemas de salud relacionados con la antena. Vómitos, dolores de cabeza o emorragias nasales injustificadas son algunos de ellos. Otro de los problemas relacionados con la antena es la imposibilidad de conciliar el sueño. «Una vecina del primero me decía que no podía dormir por culpa de los motores de la antena. Ahora, desde que instalaron la fibra óptica, yo tampoco puedo», señaló José Ramón Corihuela, que vive al lado de este equipo.
A las órdenes de derribo emitidas por el Ayuntamiento se suma una orden de desactivación «emitida en abril y que tampoco se cumple. Además, la ordenanza actual dice que una antena de este tipo no puede estar a menos de 200 metros de un centro médico y esta está a 119. Esperemos que no cambien la norma y legalicen la antena», afirmó una afectada.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS