Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Oriente

Oriente

Unos 300 integrantes de las bandas de música y danza, dieron vida la jornada festiva de Unquera
15.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cientos de personas acuden a la fiesta de la gaita del Bajo Deva
Con Bustio al fondo, el lábaro ondea en Unquera. / N. A.
Que Asturias y Cantabria cada vez están más unidas, es una evidencia. Sobre todo, en los últimos tiempos en los que Val de San Vicente y Ribadedeva se han unido en un ente supramunicipal para dar a luz a la mancomunidad del Bajo Deva.
Ayer, bajo ese paraguas abierto para promocionar un producto turístico común, una de las localidades de Val de San Vicente, Unquera, acogió la Feria de la Gaita Cántabra, y Ribadedeva estaba presente en los actos oficiales. Incluido aquel en el que una banda de gaitas, de la La Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC), iza en un acto solemne el lábaro, una bandera que interpreta un antiguo estandarte militar conocido por los romanos como 'cantabrum'. Desde hace algunos años, ciertos colectivos sociales, y también políticos, reivindican el uso oficial de este estandarte como bandera de Cantabria, en sustitución de la actual, la de ayer fue una muestra más.
Pero aparte de estas connotaciones reivindicativas, la fiesta tuvo más de baile y música. Hasta 300 personas, entre bandas y grupos de danza, formaron una comitiva que recorrió Unquera y el pueblo asturiano de Bustio -separados ambos por un puente- para simbolizar la unión que ambas regiones mantienen.
Mientras cientos de personas se colocaban por las calles para asistir a este espectáculo tan colorido, una asociación, la del Ferrocarril de Mataporquera, preparaba sin descanso una olla ferroviaria para repartirla entre los asistentes. En total, «1.500 raciones y cuatro horas mínimo para cocinarlo», comentaban ajetreados desde la sociedad. «Así por encima hemos necesitado 500 kilos de patatas y 400 de carne de tudanca», contaban. Este colectivo intenta, desde hace años, rendir un homenaje «a los trabajadores del tren que hacían la línea León-Bilbao con el transporte del carbón y que, por pobres, no tenían qué comer. Aquí el invierno dura seis meses y el frío otros tantos, así que ellos inventaron este guiso barato y caliente que podían cocinar en el ferrocarril», recordaban desde una sociedad que, además, cumple labores de promoción de su concejo cántabro, el Valle del Valdeolea.
Bailes, música y muchos aplausos inundaron el pueblo de Unquera en una jornada amenazada por el orbayu. Parte de la corporación municipal de Colombres, encabezada por el alcalde, Alejandro Reimóndez, y parte de Val de San Vicente, con su regidor, Miguel Ángel González, siguieron de cerca cada acto y, para acabar, pasearon por la carpa en la que se resguardaban puestos de artesanía, productos típicos cántabros y promocionales de la mancomunidad. Un año más, y ya van dos, la feria fue un éxito que unió a asturianos y cántabros en torno a un instrumento común.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS