Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

ECONOMÍA

El grupo asturiano ha diseñado el primer dispositvo español de recarga para los nuevos turismos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Temper se enchufa al coche eléctrico
Adriano Mones y Teo Conejero, junto al dispositivo cardylet, en el aparcamiento de Crady, en Porceyo./ ÁLEX PIÑA
El coche eléctrico está a punto de arrancar en España y el grupo Temper se ha convertido en la primera empresa en diseñar las infraestructuras de recarga para diferentes ambientes urbanos confirmando la viabilidad técnica y económica de la nueva movilidad. Esta semana, para satisfacción de sus directivos, el dispositivo cardylet compartía foto con el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y los alcaldes de Madrid, Sevilla y Barcelona durante la presentación de Movele, un proyecto ideado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que busca promover la instalación de dispositivos de recarga. En la actualidad, son tres las empresas que optan a adjudicarse los puntos de recarga que muy pronto saldrán a licitación, pero sólo el dispositivo de Temper existe físicamente y está testado. El plan del ministerio estima un presupuesto de inversión por punto de recarga de 5.000 euros que incluye la infraestructura para llevar el cable eléctrico hasta el dispositivo.
«Lo importante era llegar el primero», reconoce el director del grupo, Adriano Mones. Cardylet cuenta con un diseño sencillo de acero inoxidable y sus creadores trabajan ahora para potenciar al máximo su seguridad. «Tener un enchufe en plena calle no es nada sencillo», asume el director de la división de Energía, Infraestructuras e Industria del grupo, Teo Conejero. No pocos se preguntan si es posible cargar un vehículo si existe riesgo de tormenta. «Para nosotros la seguridad es esencial y ya pensamos en incorporar marquesinas para evitar riesgos», dice. Pero, sin duda, serán los desarrollos tecnológicos los que marcarán el futuro del novedoso dispositivo que incorporará medios de telecomunicaciones para que con un GPS cualquier vehículo pueda llegar a ellos con facilidad, diferentes métodos de pago y nuevos sistemas para optimizar la recarga.
Amplia oferta
El objetivo del grupo es tener disponible una amplia gama de productos para poder lanzarlos al mercado cuando éste los vaya requiriendo. De momento, existen cinco modelos: el urban, para vías públicas; el park, para aparcamientos; el PS, para estaciones de servicio; el G, para garajes de comunidades y el home, para viviendas individuales.
Fue a principios de 2008 cuando la división de Energía del grupo vislumbro el negocio. Los fabricantes de aerogeneradores, cansados de ver como en horas punta (de las 18 horas a las 22) muchas de las infraestructuras que colocaban tenían que parar por sobrecargas en la red, vieron en el desarrollo de vehículos eléctricos el camino para dar rienda suelta a su negocio. Si los coches eléctricos se cargaban en esa franja horaria, se aplanaría la curva de demanda y ellos podrían seguir instalando turbinas. Así, junto a los fabricantes de coches, decidieron impulsar su desarrollo y el mercado de coches eléctricos empezó a tomar velocidad de crucero. Pero, mientras para los fabricantes el negocio era un hecho, Temper se dio cuenta de que sin infraestructuras de recarga la comercialización de vehículos eléctricos volvería a quedar estancada. En 1996 General Motors había lanzado un coche eléctrico, el EV-1, pero tuvo que retirarlo del mercado apenas siete años después tras vender apenas 1.100 unidades.
Impulso chino
En octubre de 2008, Conejero empezó a trabajar en el desarrollo de la tecnología como un trabajo 'extra' y casi confidencial que no formaba parte de la planificación industrial del grupo. Semanas después, la casualidad hizo que Adriano Mones se pusiera en contacto, durante una misión institucional a China, con el mayor fabricante de coches eléctricos del país. Fue entonces cuando Conejero, que sólo había enseñado a Mones un escueto boceto del dispositivo, decidió que era una oportunidad de oro para que la idea viera la luz y se puso en contacto con él para facilitarle más detalles del proyecto a fin de que pudiera presentarlo a los responsables chinos. «La innovación debe gestionarse de forma abierta y pasa por abrir tu empresa a organismos que pueden contribuir a apoyar tus iniciativas», dice Mones.
La propuesta fue un éxito y en febrero, la primera idea ya cerrada del proyecto vio la luz. Se llamaba cardylet proyect, en homenaje a uno de los primeros productos que empezó a fabricar Crady hace 50 años (cradilet). En junio el primer prototipo estaba listo y en agosto, el proyecto 'Living Car', puso en contacto a Temper con organismos y empresas hasta entonces ajenas a su negocio.
El Ayuntamiento de Gijon, Prodintec, HC Energía y el Banco Herrero fueron las primeras instituciones en apoyar un proyecto que ya tiene seguidores en Portugal, la India o Silicon Valley. Ademas, uno de los diseñadores industriales del grupo esta actualmente en China preparando un dispositivo específico para ese mercado. «Si no crees que colaborar con las administraciones, universidad, centros tecnológicos y empresas tiene sentido sería muy difícil que iniciativas de este tipo salieran adelante». Cardylet es, sin duda, un ejemplo de que la innovación es la mejor salida para superar la crisis industrial que afecta a casi todos los sectores de la economía.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS