Un cuento para curar a su hija

La escritora Alba Barón exhibe la portada de su cuento. /
La escritora Alba Barón exhibe la portada de su cuento.

Alba Barón presenta hoy un relato que se venderá con el objetivo de recaudar fondos y poder afrontar la enfermedad de la niña

BORJA PINO AVILÉS.

Desde la invención de la escritura los aficionados a la lectura, independientemente de su edad, ha buscado en los cuentos una fuente de entretenimiento, una inspiración para acometer empresas y, también, el ánimo necesario para afrontar una situación difícil y los apoyos para superarla. Este último es el objetivo que se ha fijado la profesora y escritora avilesina Alba Barón, de cuya mente ha nacido la historia infantil 'El hada que no sabía volar', que esta tarde, a las 19 horas, se presenta en la Casa de Cultura. Un cuento con cuya venta su autora pretende recaudar el dinero suficiente para acometer los tratamientos que precisa su hija de cinco años, aquejada de varias dolencias neurológicas.

DE INTERÉS

Título y autoras. 'El hada que no sabía volar', escrito por Alba Barón e ilustrado por Raquel Blázquez.

Precios. Siete euros si se adquiere en venta directa, y ocho si se compra a través de la página web www.isekin.es.

Puntos de venta. Librerías Los Sueños de Alenia, La Casona y Traxín (Candás); kioskos El Estanco, Macu, Peyma (Las Vegas) y Rapacinos (Candás); peluquerías CLC y Mercedes Elitista (Las Vegas); Pequeño Mundo, La Magia de Alue, guardería Minipandi, Be Friends Bilingual Education, tienda de regalos Detalles, videoclub Cisne (Las Vegas) y Pasarela Moda Infantil (Las Vegas).

El texto, acompañado por ilustraciones realizadas por la artista gijonesa Raquel Blázquez, narra la historia de Xana, una pequeña hada incapaz de volar, pero que, por medio de su ingenio, de su valor y, por encima de todo, de su fuerza de voluntad encuentra la forma de que dicho impedimento no la haga infeliz. «La moraleja que quiero transmitir es que, al final y pese a todo, la protagonista llega a sentirse útil y demuestra que puede hacer cosas», explica Barón. Una historia de superación que, en parte, se ha inspirado en la biografía de su hija.

Pero la de Barón no ha sido una idea surgida de la nada. Su propuesta se enmarca en la plataforma 'Soñadores de Esperanza', un grupo de niños aquejados de graves enfermedades cuyos tratamientos implican un alto coste económico, y que buscan, por medio de la publicación de cuentos solidarios personalizados, el apoyo monetario necesario para sufragarlos. Tras este proyecto, del que forman parte cuarenta menores y que ya ha dado a luz cinco textos, se encuentra la asociación sin ánimo de lucro 'Iniciativas Solidarias Isekin', encargada de la edición de los cuentos.

La realidad en la que vive inmersa la hija de Barón - cuya identidad y enfermedades prefiere no enumerar por respeto a su privacidad - ejemplifica las metas que este proyecto pretende rebasar. Las terapias que la niña precisa para su progresiva mejoría suman un coste de casi 600 euros al mes, que se incrementan a 1.500 y, en ocasiones, hasta 3.500 en el caso de los tratamientos más específicos. «En casos como este, la ayuda suele venir en tres direcciones: de la familia, de las microdonaciones y, sobre todo, de propuestas como esta», manifiesta.

No obstante, Barón es consciente de que reclamar la ayuda popular es complicado; sobre todo, en los tiempos de penuria económica que corren. «Cada vez hay más causas que requieren la solidaridad de la gente, y entiendo que las personas se piensen mucho a qué o a quién ayudar, porque no hay para todos», apunta. Además, en su caso existe una dificultad añadida: el largo tiempo que su hija precisará para mostrar síntomas de recuperación, pues «se suele desconfiar de las peticiones que no tienen un resultado inmediato». Con todo, ni ella ni su familia están dispuestas a flaquear. «Ningún punto de venta se ha negado, aunque no reciben beneficios, y eso nos anima mucho», concluye.

 

Fotos

Vídeos