La falta de sustituciones durante el verano agota a los médicos de Atención Primaria

Interior del Centro de Salud de Llano Ponte, donde sólo uno día trabajó toda la plantilla. /
Interior del Centro de Salud de Llano Ponte, donde sólo uno día trabajó toda la plantilla.

Los profesionales no ocultan sus molestias por las dificultades para cubrir las vacaciones y las bajas, lo que incrementa las demoras en el servicio

F. DEL BUSTO AVILÉS.

La falta de sustituciones de los especialistas de Medicina de Familia y Comunitaria comienza a cansar a los médicos del Área Sanitaria III, cada vez más exhaustos por la sobrecarga de trabajo y las dificultades de abordar su actividad asistencial en las condiciones que ellos quisieran. Y es que, desde el pasado mes de julio, en la práctica totalidad de los centros y consultorios de Salud apenas se ha sustituido a los especialistas. La situación se repite entre el personal de Enfermería, según comentan.

La consecuencia es que la cartera de pacientes se reparte entre los demás profesionales. La dificultad que plantea es que al ser un paciente nuevo, el médico se ve obligado a una mayor dedicación para conocer antecedentes y la situación de la persona. De esta manera, se incrementan los tiempos de atención, las demoras en la asistencia y las quejas de los ciudadanos a los propios profesionales.

Los médicos consultados por este diario reconocen que se comienzan a sentir «quemados», si bien se reconocen los esfuerzos de la gerencia del área para mantener las plantillas, cuando las situaciones de otras áreas, como Gijón y Oviedo, es mucho más complicada. Ello no evita que algunos profesionales hayan colocado carteles alusivos a la ausencia de profesionales en la puerta de las consultas.

En algunos equipos, como sucedió en el Centro de Salud de Sabugo, los profesionales han llegado a remitir un escrito a la gerencia opinando sobre la situación. En su caso, con once Médicos de Familia, la media es que se han encontrado dos de baja cada día. Los facultativos consultados relatan que la situación es de una alta presión, habida cuenta de las características de un centro que da cobertura a una población envejecida, con varias residencias de mayores y servicios como el tanatorio, donde suelen ir con frecuencia a atender crisis de ansiedad o lipotimias.

En el Centro de Salud de Llano Ponte, desde el pasado 1 de agosto al 24 de septiembre, tan sólo hubo un día con todo el equipo disponible (el 19 de septiembre) y el 6 de agosto el registro de uno de los médicos afectados anotó que no se habían cubierto tres de las ocho plazas de Médico de Familia.

Sin refuerzos

La situación fue especialmente complicada en zonas de actividad turística, como puede ser el Consultorio de Raíces, con cuatro médicos de Familia. Julio fue el mejor mes, puesto que de 22 días laborales contó en 7 con una baja. En agosto, de 20 días laborales sólo contó cuatro con todo el equipo, siendo el mes en que más se notó la llegada de turistas a Salinas. En septiembre, de 21 días labores llevan 11 sin un profesional.

La ausencia de médicos de refuerzo no se compensa con el apoyo que se puede prestar desde el Centro de Salud de Piedras Blancas. A lo largo del verano, de sus nueve especialistas, no se cubrieron entre uno y dos puestos. Las cifras se repiten en la red de Atención Primaria y alimentan el malestar entre los facultativos, que temen lo que suceda en otoño y el aumento de trabajo.