La nueva ley de Pesca regulará por primera vez el uso turístico de la flota

Turistas durante una de las visitas guiadas a la rula de Avilés, el pasado verano. /
Turistas durante una de las visitas guiadas a la rula de Avilés, el pasado verano.

El texto, que ha sido remitido al Senado, prevé también un cambio en el sistema de sanciones que permitirá descuentos por 'pronto pago'

JESÚS GONZÁLEZ

La nueva Ley de Pesca que preparan las Cortes Generales regulará por primera vez el uso turístico de la flota pesquera, en lo que se considera una nueva vía de negocio para unas empresas que en los últimos años se han visto especialmente afectadas por la drástica reducción de cupos de pesca, en paralelo al incremento de sus costes ordinarios.

NUEVAS SANCIONES

euros es el importe máximo de la sanción por una única infracción que podrá acogerse al 'pronto pago'.

es la reducción máxima a la que se podrá acoger un armador si paga en un plazo máximo de 20 días.

La comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso, de la que forma parte la diputada avilesina del PP Carmen Rodríguez Maniega, acaba de aprobar y remitir al Senado el texto con las enmiendas presentadas en las últimas semanas por los diferentes grupos, y de las que una mayor parte se han incorporado al proyecto original. «Se ha buscado el máximo consenso y hemos estado negociando hasta el último momento», indicó Rodríguez Maniega, quien apuntó que medidas como el uso turístico de la flota pesquera concordarían con «el espíritu general de la nueva ley, que no es otro que el de sacar al sector adelante».

La nueva ley definirá así la 'pesca-turismo' como «la actividad de turismo pesquero o marinero desarrollada a bordo de embarcaciones pesqueras por parte de profesionales del sector, mediante contraprestación económica, que tiene por objeto la valorización y difusión de su trabajo en el medio marino, en la que los turistas embarcados no podrán ejercer la actividad pesquera».

La ley establece una serie de condiciones, como que el buque cuente previamente con «un informe favorable del Ministerio de Fomento», relativo a las condiciones de seguridad del barco. Además, permitirá que «se compatibilice el uso turístico con el pesquero», si bien los turistas no podrán ejercer dicha actividad.

«De todos modos, la ley ha de desarrollarse por las comunidades autónomas», apuntó Rodríguez Maniega. Entre esos reglamentos, recoge el propio texto, se encuentra el relativo a «las condiciones de comercialización de los productos pesqueros» que se obtengan durante las mareas realizadas con turistas a bordo.

Sanciones con descuento

Pero, al margen de esa novedad, la nueva ley supondrá la entrada en vigor de una normativa sancionadora que ya ha sido vista con muy buenos ojos por parte del sector, y que entre otras cuestiones prevé descuentos por el 'pronto pago' de las multas que se impongan a los buques. «Es un sistema parecido al de las multas de tráfico», apunta la diputada avilesina Carmen Rodríguez Maniega al respecto.

La nueva ley prevé que, una vez que se establezca la sanción correspondiente, el armador dispondrá de veinte días para acogerse al descuento por 'pronto pago', que puede alcanzar el 50% de la cuantía que se le haya impuesto, siempre que la sanción no supere los 15.000 euros -o no sume más de 30.000 euros si son varias infracciones detectadas en un mismo procedimiento-, «y siempre que no haya recaído sobre los interesados resolución sancionadora firme por infracciones graves o muy graves» durante los dos años anteriores.

Al margen de esas cuestiones, el nuevo texto regula otros aspectos, como la autorización de construcción de nuevos buques pesqueros, que la nueva ley prevé que no supongan un incremento de la capacidad extractiva de la flota. Esto es, cada nuevo buque que se construya debe sustituir «a uno o más buques aportados como bajas inscritos en el Registro General de la Flota Pesquera», según apunta el texto que ahora deberá debatir la Cámara alta.