En Avilés hubo en 2014 trescientas muertes más que nacimientos

Ciudadanos de diversos grupos de edad, en El Parche. /
Ciudadanos de diversos grupos de edad, en El Parche.

El Registro Civil contabilizó en la ciudad el alumbramiento de 909 niños en todo el ejercicio, frente a 1.209 defunciones

JESÚS GONZÁLEZ

El progresivo envejecimiento de la población en Avilés es un fenómeno conocido que se está acusando en los últimos años. En el recién cerrado 2014, ese proceso ha tenido su reflejo en las cifras de las inscripciones realizadas en el registro civil de la ciudad, en el que se evidencia un estancamiento de los nacimientos y un repunte relevante de los fallecimientos. El resultado de todo ello es que el número de avilesinos que mueren supera en un 25% al de los que nacen.

A lo largo del pasado año nacieron en la ciudad un total de 909 niños, una cifra muy similar a la que se había dado en el año anterior, cuando se situó en los 905 alumbramientos. Sin embargo, el número de fallecimientos se incrementó de manera notable hasta alcanzar la cifra de 1.209 muertes, trescientas más que nacimientos, y casi doscientas más de las que se habían producido en el año anterior.

Las dos cifras alcanzadas el pasado 2014 vienen a poner en evidencia la realidad demográfica que vive Avilés, con un estancamiento de la natalidad y de la mortalidad que, en buena medida, se debe al envejecimiento de la población. No en vano, el pasado año el número de nacimientos fue muy similar al del año anterior, y apenas superior en una quincena de nacimientos al que se había dado en 2012. En lo que al número de fallecimientos se refiere, se mantiene una línea claramente superior a la de los nacimientos en los tres últimos ejercicios. Si en 2013 el número de fallecidos era bastante inferior al del pasado año, las 1.209 muertes de 2014 no hacen sino recuperar las cifras que se dieron dos años antes, cuando se registraron 1.227 fallecimientos.

En el caso de los nacimientos, la gran mayoría de las inscripciones realizadas en la ciudad se corresponden con niños nacidos en el mismo Avilés y solo tres se corresponden con traslado, con el asentamiento de niños nacidos en otros lugares.

Las cifras se mantienen más o menos estables a lo largo de todo el año, de modo que en el primer trimestre de 2014 se recogieron en el registro civil un total de 231 inscripciones de recién nacidos. Entre abril y junio la cifra se elevó ligeramente hasta los 252 niños, mientras que en los meses de verano se observó un descenso hasta computar únicamente 199 inscripciones, poco más de un recién nacido por día. La natalidad vuelve a repuntar, como suele ser habitual, en los tres últimos meses del año, en los que en la ciudad se registraron un total de 227 niños.

Las cifras de nacimientos recogidos por las estadísticas del registro civil se ven complementadas con las nuevas inscripciones de personas de nacionalidad extranjera que se asientan en la ciudad.

En estos casos, estrenan ficha en el registro civil avilesino personas que adquieren la nacionalidad española y cuyo número, al cabo del año, es relevante pero no lleva a compensar la diferencia entre fallecimientos y nuevas inscripciones en el registro civil. En concreto, el pasado año se sumaron al registro de avilesinos un total de 139 personas que adquirían la nacionalidad española en la ciudad. La mayor parte de ellos se inscribieron entre enero y marzo, un total de 46, mientras que en los sucesivos trimestres se inscribieron 32 personas entre abril y junio, 23 entre julio y septiembre, y 38 en los tres últimos meses del ejercicio.

Más decesos

Las cifras de defunciones son, en todos los trimestres, más abultadas que las de los nacimientos y los nuevos registros por la adquisición de nacionalidad. Solo en el primer trimestre del año -con 231 nacimientos y 46 extranjeros nacionalizados-, se aproximan las nuevas incorporaciones a la ciudad a la cifra de defunciones, pero sin llegar a alcanzarla: entre enero y marzo murieron 344 personas.

La cifra se contuvo un poco, no mucho, en los tres meses siguientes, hasta las 285 personas fallecidas, y alcanzó su cifra más contenida entre julio y septiembre, con 269 fallecimientos. En cualquier caso, el otoño trajo consigo, como es habitual, un repunte de las muertes y en el registro civil se computaron un total de 311 en ese periodo de cierre del ejercicio.

Como dato añadido incluido en las estadísticas del registro civil de la ciudad se encuentra el hecho de que la gran mayoría de los decesos son por causas naturales y ordinaria. No obstante, hay una minoría que requieren de la intervención judicial, bien porque se trate de muertes violentas, en accidentes o en circunstancias poco claras. En ese epígrafe se incluirían a lo largo de todo el ejercicio pasado un total de 37 fallecimientos, una mínima parte de los 1.209 que se registraron a lo largo de todo el ejercicio 2014 en la ciudad.

 

Fotos

Vídeos