«Tanta información nos confunde y al final genera suspense»

Tim Parchikov, ayer en el Niemeyer. /
Tim Parchikov, ayer en el Niemeyer.

Tim Parchikov. Fotógrafo ruso

BORJA PINOAvilés

El fotógrafo ruso afincado en París Tim Parchikov (Moscú, 1983) expone en el Niemeyer 'Suspense, el manifiesto visual «de una generación perdida inmersa en un mundo de sobreinformación que conduce al aislamiento». Son 54 fotografías de gran formato captadas en diferentes países de Europa con un denominador común, la luz y la oscuridad. Podrá visitarse desde mañana jueves hasta el 22 de marzo, de miércoles a domingo en horario de 11 a 14 y de 16 a 19 horas. El precio, 2 euros.

¿Técnicamente qué clase de exposición es 'Suspense'? ¿Cómo la ha realizado?

La idea es el transmitir la sensación de suspense, del miedo a lo desconocido, a lo que va a ocurrir después, algo parecido a lo que sucede en el cine, sensaciones que también experimentamos día a día en la vida real. La exposición se compone de imágenes de gran formato con una dimensión documental, como si se tratase de imágenes fijas extraídas de una gran pantalla.

Afirma que 'Suspense' refleja a la nueva generación perdida de jóvenes ¿Por qué la considera una generación perdida?

Mi generación es la primera que se enfrenta a la irrupción de las nuevas tecnologías, a un sistema que permite que la información se mueva libre y rápidamente. Tanta información nos inunda y nos confunde, no sabemos muy bien qué hacer con ella y al final genera suspense.

¿Qué mensaje quiere transmitir con esta exposición?

La idea de esta pérdida, del aislamiento de las personas en este maremagnum de información, la incertidumbre que provoca no poder anticipar lo que va a suceder dentro de un minuto.

Ha realizado un amplio recorrido por distintos países para reflejar a esa juventud perdida. ¿Cómo hizo esta gira?

El sentimiento de suspense excede una geografía o una cultura concreta, es común a todos los países. Lo he percibido en Tel Aviv, en Moscú, en el sur de Francia, en Colonia... Por eso necesitaba fotografiar en muchos espacios diferentes.

¿Qué país le ha llamado más la atención?

Ninguno en concreto. El denominador común de la exposición es la luz y la oscuridad, el temor a lo desconocido, el suspense, sensaciones que he percibido en todos los países.

Se considera parte de esa generación perdida.

Sí, claro, es la mía.

La fotografía está en auge, cada vez más personas se aventuran en este mundo. ¿A qué lo atribuye?

Las nuevas tecnologías permiten que todo aquel que lo desee capte imágenes. Es un boom, y estoy encantando de vivirlo. Creo que no va quitar ningún valor al arte de la fotografía, pero como cualquier boom, algún día se va a desinflar.

¿Opina que la profesión de fotógrafo tiene el respeto de la sociedad, de la comunidad artística y de los medios de comunicación?

En general sí, aunque la fotografía tiene muchas variantes y no todas están igualmente reconocidas.

¿A partir de qué momento la fotografía se convierte en arte y deja de ser un simple reflejo de la realidad?

Desde que el autor entiende que es arte.

Algunos fotógrafos profesionales ven una amenaza en los avances tecnológicos. ¿Cree que es un temor justificado?

Es una pregunta muy amplia. Si la enfocamos, por ejemplo, hacia el fotoperiodismo, todo el mundo puede hacer una foto que refleje una noticia, pero esta proliferación conlleva a que se esté perdiendo la estética. Ahora lo importante es la inmediatez. No importa la imagen, solo la información, y no sé hacia dónde va a evolucionar ese consumismo, aunque últimamente parece que se está recuperando el interés por los reportajes bien trabajados.

Aplicaciones como Instagram generan cierta polémica. ¿Que opinión le merece?

A mí parece muy bien.

¿Como ve la situación de su país?

Rusia ha entrado en una gran crisis económica que a diferencia de las anteriores no es global, sino rusa. La situación ha derivado en una crisis social y no sabemos si acabará en una crisis política.

Ya por último ¿qué imagen tiene de España?

Me genera sensaciones muy diferentes según esté en uno u otra parte del país. Transmitirlas no resulta sencillo, pero hay una cosa clara: la gran diferencia de España con respecto a otros países de Europa es su luz.

 

Fotos

Vídeos