La Guerra Fría sobre un tablero de ajedrez teatral

Los tres protagonistas de 'Reikiavik', sobre el escenario del Teatro Palacio Valdés. /
Los tres protagonistas de 'Reikiavik', sobre el escenario del Teatro Palacio Valdés.

En el Día Mundial del Teatro, el avilesino Palacio Valdés acogió el estreno de 'Reikiavik', evocación de Bobby Fischer y Boris Spassky

ALBERTO PIQUERO

En el Día Mundial del Teatro el avilesino Palacio Valdés, fiel a sí mismo, levantó el telón para un estreno nacional, 'Reikiavik', obra creada y dirigida por Juan Mayorga. Son la pasión y la inteligencia quienes alimentan esta creación en la que se evoca la legendaria partida de ajedrez que en el verano de 1972 enfrentó para el Campeonato del Mundo a Boris Spassky, vigente campeón, y a Bobby Fischer, el aspirante de Chicago que acabaría destronando al ruso.

Alrededor de dos émulos que reproducen aquella batalla sobre un tablero desgastado por los años, nombrados como Bailén y Waterloo -dos de las contiendas bélicas que perdió Napoleón, un guiño indicativo-, los actores César Sarachu y Daniel Albadalejo intercambiaron papeles protagonistas y se hicieron asimismo eco de los secundarios que rodearon aquella partida. Un estudiante encarnado por la actriz Elena Rayos representó el papel del espectador, en un juego de realidades y ficciones.

El bagaje de los dos actores principales, Albadalejo y Sarachu -por cierto, ambos trabajaron juntos en la aplaudida y televisual 'Camera Café'-, hizo innecesarios cambios de vestuario o escenario para transportarnos a los personajes en los que se desdoblaron.

Mayorga traza líneas de la Guerra Fría que norteamericanos y soviéticos trasladaron a la capital islandesa con una propuesta a la que el público, que llenó el aforo, brindó una ovación.