«Preguntar a los vecinos tiene que convertirse en algo normal»

Primitivo Abella, en el Pleno de investidura. /
Primitivo Abella, en el Pleno de investidura.

«El 15-M y otras mareas ciudadanas han demostrado que la gente tiene ganas de participar directamente en la política»

J. F. GALÁN

Guitarrista y profesor de matemáticas, Primitivo Abella acumula un largo historial como activista de izquierdas. Ahora se estrena como concejal en la Corporación de la mano de Somos.

PERSONAL

Personal. Avilesino de 45 años con raíces en Lena, vive en pareja, tiene una hija de dos años y espera el nacimiento de la segunda.

Profesional. Licenciado en economía, imparte matemáticas en el Instituto de Pravia. Es funcionario.

Aficiones. La música. Primitivo Abella es guitarrista del grupo 'Dixebra' desde 1994.

¿Cómo resulta el salto de las aulas y los escenarios a la Corporación?

Soy una animal político. Comencé a militar a los 16 años en Jóvenes por el Socialismo, una escisión marxista del Juventudes Socialistas. Fui uno de los fundadores del Sindicato de Estudiantes, milité en Izquierda Unida, fui responsable de CC OO de acción sindical en la enseñanza pública y ahora soy delegado sindical de la Corriente Sindical de Izquierda en la junta de personal docente. No, no soy nuevo en política.

Dixebra siempre ha sido un grupo reivindicativo. ¿Mantendrá esa actitud en la Corporación?

Claro. En Dixebra nos encontramos gente de la misma órbita política pero en distintas dimensiones. Xune Elipe -también concejal de Somos en Avilés y la voz del grupo musical- orienta su militancia hacia la defensa de la cultura asturiana y de sus derechos no reconocidos, y yo estoy más en la onda sindical.

¿Por qué ha aterrizado en Somos?

A raíz de nuestra salida de IU, hace unos años, un grupo de militantes nos acercamos a Izquierda Anticapitalista, empezamos a cuestionarnos la vieja estructura de partidos y vimos que tienen que parecerse más a los movimientos sociales. Podemos vino a resolver esa necesidad histórica.

¿Tomó parte activa en el 15-M?

Fue el movimiento que estábamos deseando. Meses antes de esa histórica fecha estábamos pegando unos carteles de la Corriente Anticapitalista que hacían un llamamiento a la rebelión bajo el lema 'indignados'. Podemos es una formación con estructuras menos rígidas y más plural que aglutina a los que estábamos en la misma trinchera, a los que nos resistimos al retroceso de los derechos sociales, a los que nos oponemos al desmantelamiento de los servicios públicos y de la seguridad social. Si la cosa se hubiera mantenido por ese camino, dentro de unos años te cobrarían por operarte.

Se dice que son los efectos de la crisis.

Eso es una disculpa. Lo que ha hecho la crisis es acelerar un proceso que ya venía de atrás. Quien protagonizó gran parte de esos recortes, entre ellos uno fundamental, la reducción salarial de los funcionarios, fue el PSOE. De ahí surgió el 15-M, que desdibuja esa idea de la izquierda y la derecha y establece una nueva forma de escribir la política.

¿Cuál puede ser su aportación?

Mi experiencia como activista y mi participación en los movimientos sociales.

¿Qué sensaciones le ha dejado su primer Pleno?

No estoy acostumbrado a ese protocolo, a la moqueta. Soy un animal político, pero mis experiencias están en otro campo.

¿Va a buscar un terreno intermedio?

Se trata de no perder la perspectiva. No estamos ante un cambio a nivel local, sino nacional. El objetivo es tomar el poder en Madrid, aunque en el ámbito local también se pueden hacer cosas.

¿Por ejemplo?

El 15-M y las mareas ciudadanas han demostrado que la gente tiene ganas de participar directamente en la política. No en la política de los profesionales, sino en la de la gente que se junta en las plazas y levanta la mano.

¿Se refiere a impulsar consultas populares a nivel local?

Sí. En otros países, incluso en Estados Unidos, las asambleas de barrio están a la orden del día. La gente propone, toma decisiones e impulsa consultas ciudadanas.

¿Qué sometería usted a consulta ciudadana?

Por ejemplo, la 'remunicipalización' del servicio de limpieza, previo debate donde se expliquen los pros y los contras. Preguntar a los vecinos tiene que convertirse en algo natural, en lo normal.

¿Cómo ve el nuevo mandato?

Todo depende la economía mundial, y más aún para una comarca como la nuestra, sustentada en la primera producción. Vamos a ver si esta apuesta por un nuevo modelo industrial que anuncia el PSOE se cumple. Nosotros apoyaremos los proyectos tendentes a generar empleo de calidad y que permitan a otras empresas crecer a su calor. Yo soy más partidario de la inversión directa, y en el ámbito local pasaría por da un impulso a lo que ya tenemos sin dejar, claro está, de intentar atraer nuevas multinacionales. Ojalá las cosas vayan por ahí, pero la reformas laborales, la del PP y la del PSOE, van en la dirección contraria.

Con un gobierno en minoría la salida es el acuerdo.

El PSOE está haciendo gestos que responden a las exigencias ciudadanas y eso se debe a que existimos nosotros. Pero de momento solo son eso, gestos, habrá que esperar a ver qué sucede tras las generales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos