La multinacional Jacob Holm estudia la ampliación de su planta de Sontara en Tamón

Planta de Sontara ubicada en las instalaciones de DuPont en el Valle de Tamón./
Planta de Sontara ubicada en las instalaciones de DuPont en el Valle de Tamón.

Ampliaría los turnos de trabajo semanales y crearía entre 6 y 12 empleos nuevos que se sumarían a los 75 actuales

BÁRBARA MENÉNDEZ

La adquisición del negocio DuPont Sontara por parte de la firma suiza Jacob Holm bien podría calificarse de éxito. Esta semana se cumplió precisamente un año desde que la multinacional pasase a controlar la planta del valle de Tamón (Carreño), que se encarga de la producción de tejido 'no tejido', textil que se puede encontrar en múltiples objetos cotidianos como toallitas de bebé y en los uniformes médicos.

Durante estos meses no sólo se han creado 10 puestos de trabajo más, lo que eleva la cifra total de trabajadores a 75, sino que el equipo directivo también está valorando la posibilidad de extender la línea de producción, decisión que podría reportar otros 12 empleos.

LA VOZ DE AVILÉS se ha puesto en contacto con los dos protagonistas de esta prometedora operación, Martin Mikkelsen, director general de la multinacional, y José María Rodríguez Infanzón, responsable de la planta de Tamón. Ambos valoraron el primer año de actividad y confirmaron el exhaustivo estudio que conjuntamente están llevando a cabo para determinar la viabilidad de la ampliación.

Mikkelsen se mostró entusiasmado por el rumbo de la planta de Sontara, hasta repetir en varias ocasiones lo positivo que ha sido el desembarco de Jacob Holm en Asturias. «Obviamente la transición no ha sido fácil, porque somos una compañía con muchas líneas de producción en Europa y Estados Unidos, pero ha sido decisiva la colaboración con DuPont, las autoridades locales y el equipo de -José María- Infanzón, que nos ha facilitado la mayoría de transferencias de licencias, permisos y registros», aseguró.

El director general, que ha visitado la planta en varias ocasiones desde la adquisición, destacó ayer a LA VOZ que hay bastantes posibilidades de que se incremente la producción sin que esto suponga una significante inversión adicional «más allá de la necesaria para contratar a nuevos empleados».

Aunque todavía resulte difícil determinar el número de puestos de trabajo que se crearían, Infanzón explicó que dependerá de si se incrementa la producción al máximo operando 24 horas al día 7 días a la semana o si, por el contrario, se decide pasar de cinco a seis días de actividad y descansar el domingo. «Un día más supondría seis trabajadores y, por lo tanto, la producción continuada requeriría el doble, doce», añadió el responsable en Asturias.

Contratación regional

Martin Mikkelsen no dudó en su respuesta cuando se le preguntó por la procedencia de estos posibles nuevos empleados. «En Asturias hay una altísima cualificación, un buen equipo técnico y una buena comunidad de operarios», afirmó el director. Además, añadió que existe muy buena sincronización con las autoridades locales en términos de entrenamiento de personal.

Pero un proyecto de tal magnitud, como detalló Mikkelsen, no se pone en marcha de un día para otro. De hecho, entre las dos últimas expansiones de líneas en sus dos otras sedes de Estados Unidos y Francia pasaron más de diez años. «Es importante ser conscientes de que un plan así lleva tiempo», repitió ayer con insistencia.

Los diversos responsables de cada área de Jacob Holm llevan trabajando conjuntamente desde la adquisición de la planta de Sontara para configurar una línea de actuación muy detallada. «No sólo hemos analizado el mercado potencial, también hemos estudiado a nuestros clientes actuales para conocer la aplicación de nuestros productos en el mercado», aseguró el director.

Dejando de lado las pautas marcadas y los plazos a seguir, el objetivo final sigue siendo el de convertirse en una fábrica de producción constante, operando todas las horas y días de la semana para posicionarse en primera línea mundial y poder atender a las necesidades de la demanda.

Mikkelsen también se mostró optimista respecto a la situación en la que se encuentra el mercado mundial del 'nonwoven fabric' (no tejido). El director general de Jacob Holm aseguró que el mercado está creciendo junto a los segmentos tradicionales, como son las toallitas para bebés, las de uso doméstico o las industriales, si bien matizó que también hay otros nichos interesantes.

Además, Mikkelsen habló de las tendencias por zonas geográficas. «El mercado se ha ralentizado en Europa y Norteamérica, pero compensa con el altísimo crecimiento experimentado en la zona de Asia-Pacífico», explicó a LA VOZ.

Localización ideal

Asturias es, según los responsables de la firma helvética, la localización ideal para poner en marcha el proyecto, no sólo por la cantidad de tierra disponible alrededor de la fábrica. «Es muy importante para la producción que, como aquí, haya agua de alta calidad y también es interesante la cercanía del puerto», aseguró Mikkelsen.

Todo parece indicar a que la expansión de Sontara es una realidad reforzada además por la nueva visita a la fábrica que Martin Mikkelsen tiene programada para el próximo otoño.