«El cáncer me ha dejado la decepción de ver que la enfermedad no venía sola»

Susana Gallego fue diagnosticada de cáncer de mama./
Susana Gallego fue diagnosticada de cáncer de mama.

La avilesina Susana Gallego, operada hacecuatro años de mama, participa enun cortometraje para concienciar sobre los

YOLANDA DE LUIS

«Tras el impacto del diagnostico vendrán los días de rabia, de angustia y a veces de desesperanza, pero si algún sentimiento se ha quedado es el de la decepción, decepción por ver que la enfermedad no venía sola, que le acompañaba un despido, una incapacidad sin ser reconocida por la Seguridad Social como discapacidad y un tener que volver a empezar», estas son algunas de las reflexiones de la avilesina Susana Gallego que formarán parte de la presentación, el próximo día 15, del cortometraje 'Ir a ninguna parte', rodado por el cineasta Mario Iglesias e impulsado por Beatriz Figueroa, una enferma de cáncer gallega que lleva años trabajando para que se modifique la Ley de la Seguridad Social de forma que se les garantice a los enfermos de cáncer una protección económica suficiente mientras dure la enfermedad.

Susana Gallego viajó desde Avilés a Vigo a principios de este mes respondiendo a la llamada realizada por Beatriz Figueroa para que enfermos de cáncer participasen como figurantes en el cortometraje que iba a dirigir Mario Iglesias sobre la lucha que deben librar los pacientes oncológicos ante la desprotección económica y social que viven en muchos casos.

Figueroa es periodista y abogada y fue diagnosticada de cáncer en 2011, mantuvo durante un mes una huelga de hambre en 2013 para denunciar su situación de indefensión socioeconómica y la de otros muchos enfermos. Promovió una propuesta legislativa que el BNG presentó en el Congreso de los diputados para modificar la ley, una iniciativa que tuvo el respaldo de todos los grupos de la oposición para que fuese abordada por la Cámara Baja, pero la mayoría absoluta del PP dejó fuera del debate político su propuesta.

Esto sucedió hace un año, ahora ya cuenta con 553.000 firmas en la plataforma de internet 'Change' para volver a impulsar, en la nueva legislatura que arrancará en enero, esta modificación de la ley. «Nuestro objetivo es llegar al millón de firmas, pero es muy ambicioso, será complicado, de todas formas estoy muy satisfecha, es la petición que más respaldo ha tenido en esta plataforma». La firma se puede dejar en www.change.org/p/cambien-la-ley-y-protejan-a-los-enfermos-de-cáncer.

Estreno el 15 de octubre

Y con el objetivo de seguir concienciando sobre esa necesidad pensó en un video-spot, que finalmente será un cortometraje, que se estrenará en el próximo día 15 de este mes de octubre con motivo de la celebración cuatro días más tarde del Día Mundial del Cáncer de Mama, y contactó con el director Mario Iglesias. «En sus largometrajes y cortos multipremiados aborda el drama y los conflictos sociales desde el lado más humano, por eso pensé que era el más idóneo para transmitir la 'otra' lucha que deben librar los pacientes oncológicos», señala Beatriz Figueroa.

Él y la actriz María Salgueiro han colaborado desinteresadamente en este proyecto que pronto verá resultados. Pero Figueroa pensó que los enfermos tenían que estar presentes. «En el cortometraje no se significan como enfermos, pero quise que se implicasen, son los que mejor van a entender el contexto de la historia, el ir de oficia en oficina en busca de soluciones para los problemas socioeconómicos que acarrea esta enfermedad».

A Beatriz Figueroa le diagnostican la enfermedad cuando acababa de perder su trabajo, al agotar la prestación por desempleo pidió al Instituto Nacional de la Seguridad Social una incapacidad temporal, que le negó inicialmente, pero que ahora se le ha reconocido en el juzgado. «Mi situación se puede trasladar a otros muchos y de ahí mi pelea para que se modifique la ley», dice.

Y la avilesina Susana Gallego es una de esos «otros muchos», de ahí que entrase en contacto hace meses con Beatriz Figueroa. Perdió su trabajo, «aunque no fue por el cáncer», aclara, y ahora está en paro «sin discapacidad reconocida para mi profesión (era pescadera), pero sí completamente imposibilitada para poder ejercerla, por tanto, tratando de reinventarme haciendo cursos para poder volver al mercado laboral», explica.

No dudó en pagarse el viaje a Vigo para participar, como figurante, en el rodaje del corto porque «Beatriz pedía ayuda y tenía que respaldarla», como la avilesina otros 19 enfermos viajaron a Vigo desde distintas ciudades, uno incluso desde Francia. Susana Gallego asegura que conoce perfectamente «los devastadores efectos de esta enfermedad y sé lo gratificante que es que alguien te tienda la mano y te muestre un poquito de solidaridad».

Llegó a Vigo y allí pasó la noche antes del rodaje, una experiencia nueva y que califica como «muy gratificante al compartir el momento con muchas otras personas que están pasando lo mismo que yo». «Agradezco a Beatriz su lucha y por darme la oportunidad de sacarle una cara positiva al cáncer, de sentirme útil dentro de esta maldita enfermedad», concluye.