«La mayor parte de los clientes están satisfechos con el trabajo de su abogado del turno de oficio»

Juan Luis Mancisidor explica las características del turno de oficio./
Juan Luis Mancisidor explica las características del turno de oficio.

Juan Luis Mancisidor Encargado del turno de oficio en el Colegio de Abogados de Oviedo

FERNANDO DEL BUSTO FDELBUSTO@LAVOZDEAVILES.ES

El pasado jueves, la actividad del turno de oficio recibía la atención informativa después de que una persona que iba a ser desahuciada denunciase que su abogado de oficio no le había comunicado el alzamiento. El abogado avilesino Juan Luis Mancisidor es el actual responsable del turno de oficio en la Junta de gobierno del Colegio de Abogados de Asturias, donde es el diputado octavo, y en la siguiente entrevista explica las características del turno de oficio.

-Esta semana una persona denunciaba que su abogado en el turno de oficio no le notificaba el desahucio de su vivienda.

-No puedo entrar en ese caso concreto porque, por mi responsabilidad en el turno de oficio, si presenta una queja, a nosotros nos corresponderá estudiarlo.

-¿Pero es habitual que un abogado de oficio tenga esa dejación en sus funciones, aunque sea una obligación del procurador la relación personal con el cliente?

-Respecto a lo primero debo decir que no. Los abogados del turno de oficio mantienen informados a sus clientes. La legislación y la jurisprudencia señalan que la obligación del abogado y el procurador es mantener al cliente al día de cómo van sus asuntos. Es cierto que en el procurador esa obligación está reforzada en el tema de señalamientos y plazos. Aunque lo digo de forma general, no me pronuncio sobre ese caso, en el que habría que ver lo que dicen todas las partes.

-En el desahucio del jueves, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca aseguraba que había pasado lo mismo con otro abogado del turno de oficio en Asturias. Ofrece una imagen de dejadez en los abogados del turno de oficio.

-Para nada. Tengo los datos hasta julio y, en el primer semestre, llevamos tramitados unos 9.000 asuntos en el turno de oficio con 22 quejas. De esas 22 quejas, la mayoría son temas menores, como un cliente que se quejaba porque su abogado de turno de oficio no le respondía a los mensajes de WhatsApp. Y en España sucede lo mismo.

-¿Tienen datos sobre la satisfacción de los usuarios?

-En una encuesta del Colegio General de Abogacía, la nota media era de 6,5 sobre 10. Y mi impresión personal es que están satisfechos. Las obligaciones de un abogado con los clientes de turno de oficio son las mismas que con cualquier otro.

-¿Cuándo empezó usted en el turno de oficio?

-Ejerzo desde 1998 y estoy en el turno de oficio desde 2001 por vocación de servicio a los ciudadanos. Cuando empiezas es una forma de que te conozca la gente. La media de edad de los abogados del turno de oficio está entre los 40 y 45 años de edad, con una experiencia media de 13 años. Esto demuestra que la mayoría de nosotros seguimos por vocación, no por el tema económico. En mi bufete, el 85% de los temas son particulares, el resto vienen del turno de oficio.

-¿Qué dificultades afronta el turno de oficio?

-En general, funciona muy bien. No hay especiales quejas. La principal reclamación que tenemos es la retribución económica. La administración autonómica aprobó un baremo en 2007 y son muy bajas. Una reivindicación permanente de nuestro decano es que se revise. Aunque sabemos que los tiempos actuales no son los mejores. Pero es una demanda que mantenemos.

-¿Cómo se encuentra Asturias respecto a otras comunidades?

-Estamos en la media. Cada procedimiento judicial se abona de forma diferente, pero venimos a estar en la media.

-¿Qué abogados pueden acceder al turno de oficio?

-Todos los abogados que lleven tres años colegiados como ejercientes, que hayan superado el máster o la escuela de práctica jurídica. Si no lo tiene, se exigen unos cursos especializados en cada una de las juridiscciones: Civil, Contencioso, Administrativa y Laboral. En campos como Menores y Violencia de Género se requiere un curso de especialización y todos los años nos vamos reciclando. El mayor volumen de asuntos de turno de oficio es en Civil y Penal y donde hay más abogados es en Civil y Penal. En Avilés, la asistencia al detenido cuenta con tres abogados diarios todos los días gracias a 354 abogados en lista.

-O sea que el turno de oficio no es un mal abogado.

-No, existe esa imagen de las películas americanas de que el abogado del turno de oficio es joven e inexperto, pero no es la realidad. En el Colegio de Oviedo, estamos en el turno de oficio 926 sobre un total de 2.201 colegiados ejercientes, pero si quitamos los abogados de administraciones públicas y empresas o que hagan en exclusiva Laboral o Administrativo, entre el 60 y el 70% de los abogados están en el turno de oficio. Grandes abogados están en el turno de oficio.

-¿No pagar daña su imagen?

-Mucha gente confunde el turno de oficio con la justicia gratuita y no es lo mismo, aunque suelen ser complementarios. Suelo citar el caso de Ballack, cuando lo detuvieron a 211 kilómetros por hora en Cáceres. Como no conocía a ningún abogado, se llamó a un abogado del turno de oficio que cobró del cliente, no de la justicia gratuita. También sucede al revés: hay personas con derecho a la justicia gratuita y que no acuden a abogados del turno de oficio. Es algo que también está previsto en la legislación.

-¿Cómo se solicita la justicia gratuita?

-En la jurisdicción penal, el abogado suele formular la petición al Principado. En caso de que se deniegue, deberá cobrar al ciudadano. En el resto de jurisdicciones, hay que ir al Servicio de Orientación Jurídica, que en Avilés hay todos los días, y una vez que presenta toda la documentación, se le tramita, se le nombra un abogado y procurador provisional hasta que se decide si se concede o no la justicia gratuita.

-¿Por qué esa diferencia en la tramitación de penal y las demás jurisdicciones?

-Por su propia naturaleza. En Penal, si la persona está detenida, le avanzas los trámites. No le vas a obligar a que vaya otro día.