El parque de El Muelle vuelve a los años 50

La Asociación de Vecinos Pedro Menéndez hizo que el parque del Muelle volviera a los 50. /
La Asociación de Vecinos Pedro Menéndez hizo que el parque del Muelle volviera a los 50.

La Asociación de Vecinos Pedro Menéndez organiza un vermout ambientado en el Avilés de la postguerra

SHEYLA GONZÁLEZ

En el quiosco del parque de El Muelle volvieron a sonar boleros durante la mañana de ayer. Aunque no era domingo, ni eran los años 50, el céntrico parque revivió sus años dorados de la mano de la Asociación de Vecinos Pedro Menéndez, que organizó unas Jornadas Intergeneracionales dentro de su programación en torno a la mujer.

En El Muelle se dieron cita artesanos, un conjunto musical, juegos infantiles y un improvisado bar que sirvió vermout a todos los presentes. No faltaron tampoco los juegos tradicionales, el aro, el diábolo, las chapas o el cascayo entretuvieron a niños y mayores a partes iguales. «Al parque se venía al salir de misa, bajabas y los niños jugaban mientras los más jovencitos paseaban al son de la música que sonaba todos los domingos en el quiosco. Ha sido muy bonito poder revivir esos momentos de mi juventud», explica Carmelita, de las Amas de Casa de Llaranes. Como ella decenas de avilesinos se animaron a volver al pasado durante la mañana de ayer.

«Queríamos que esto fuera como una sesión vermout de las de antes y parece que lo hemos conseguido. Se ha involucrado mucha gente y no descartamos poder realizar actividades como esta más veces», comenta Pilar Quirós Conde, miembro de la asociación vecinal, que ayer vendió la novela sobre María Antromero y su hija. Dos personajes claves en la historia de la ciudad de aquellos años 40 y 50. «Todos los puestos del mercadillo son benéficos, ya que hemos acordado donar parte de las ganancias a ONGs», comenta Pilar Quirós.

No faltó ningún detalle en la ambientación. Vecinos ataviados con la moda de la postguerra, puestos de artesanos decorados como entonces y el tradicional puesto de helados. «El heladero bajaba desde Rivero hasta el muelle todos los domingos en verano y en invierno teníamos a la avellanera», comenta Carmelita. Ayer tampoco faltaron los helados de Los Valencianos en El Muelle, «es una oportunidad de recuperar el parque y a la vez que la gente vea que los helados no son solo para el verano», comentó Irene González, encargada de la heladería de El Muelle.

El grupo Nostalgia se encargó de sacar a bailar a los presentes a ritmo de los temas populares y un gran photocall sirvió para que todo el mundo se llevase un recuerdo de esta vuelta al pasado. «Estas ideas deberían de darse más a menudo. El parque de El Muelle es un sitio idóneo para hacer cosas, pero por unas razones y por otras está casi siempre abandonado y estas jornadas han servido para hacer ver que se pueden realizar actividades y atraer a la gente», comentó el artesano Tuset, que colocó su puesto 'Corcholis' en el mercadillo de las jornadas.

A las tres de la tarde los puestos cerraron sus puertas, la música dejó de sonar y el parque de El Muelle volvió al 2015.