El Puerto adopta medidas para reducir el impacto del dragado y mejorar el entorno

La 'Njord R' regresa a la zona de dragado tras depositar los materiales extraídos a la altura de Xagó. /
La 'Njord R' regresa a la zona de dragado tras depositar los materiales extraídos a la altura de Xagó.

El proyecto dedica 73.000 euros a conservar la ensenada de Llodero y la charca de Zeluán, y regenerar el espacio dunar

J. F. GALÁN

El Puerto ha adoptado una serie de medidas encaminadas a minimizar el impacto ambiental que podría ocasionar el dragado del círculo de maniobra y del canal de acceso a los muelles de la margen derecha, ya en curso, y a preservar el entorno de las zonas de actuación. Son dos, la de extracción, en aguas interiores de la ría, entre la curva de Pachico y el extremo Sur del muelle pesquero, y la de vertido, en la vertical de Xagó. El proyecto reserva a tal fin 87.000 euros, 73.000 para conservación y regeneración de la ensenada de Llodero y de la charca de Zeluán, dos espacios naturales próximos al área de dragado, y 14.000 para un programa de vigilancia que se aplicará en las dos zonas de actuación.

El objeto del dragado es aumentar de los 11,5 actuales (en marea baja) a 12,5 metros el calado del círculo de maniobra y del canal de acceso al nuevo muelle, de 14. Dada la diferencia, a día de hoy el acceso de los barcos de mayor porte, hasta 72.000 toneladas de peso muerto, está condicionado por las mareas. Necesitan esperar a la pleamar para tener bajo la quilla el agua necesaria para acceder o abandonar el muelle, limitación que se verá aliviada una vez se aumente el calado del círculo de maniobra y del canal de acceso. Las obras han sido adjudicadas a la empresa Rohde Nielsen Sucursal España en 2.290.000 euros y confiadas a la 'Njord R', una draga de succión en marcha y 6.000 metros cúbicos de cántara, capacidad que permitirá completar el dragado en un corto espacio de tiempo, aproximadamente un mes.

El dragado se realiza en navegación mediante un tubo que se despliega hasta tocar el fondo. Una vez su cabezal está en posición funciona como una potente aspiradora, capaz de conducir el material extraído, fundamentalmente arena y fango mezclado con agua, hasta su cántara, fórmula que reduce al mínimo la remoción de sedimentos y evita las manchas de turbidez en superficie que ocasionan otras formas de dragado.

En Xagó

Cuando la cántara está llena el barco pone rumbo a la zona de vertido, a la altura de la playa de Xagó. La operación es similar a la de extracción pero a la inversa, es decir, el tubo se despliega hasta tocar el lecho marino y expulsa el material, depositándolo a profundidad comprendidas entre 27 y 37 metros. Con el fin de evitar que la fuerza de impulsión levante el fondo, Rohde Nielsen ha diseñado un útil específico que se acopla al cabezal del extremo del tubo. Por último, la zona de vertido se cubrirá con una capa de arena limpia.

Durante las operaciones se analizarán de forma periódica muestras de agua tomadas en diferentes lugares y se adoptarán distintas medidas de seguridad, como observar que los materiales extraídos no rebasan la capacidad de la cántara o que la draga se mantiene a un mínimo de quince metros de distancia del talud submarino que limita la ensenada de Llodero y realiza los vertidos en la zona establecida.

En cuanto a las medidas de conservación de dicha ensenada, de la charca de Zeluán y del espacio dunar, el proyecto incluye reforzar taludes, retirar basura, especies invasoras, sus semillas y la capa superior del suelo orgánico e introducir arena limpia y especies vegetales propias del hábitat procedentes del Jardín Botánico de Gijón y de la ría de Villaviciosa.

También está previsto crear una duna embrionaria en la parte situada más al Nordeste de la playa de al tres metros de ancho por medio de alto con arena de áreas limítrofes y sembrar vegetación.

 

Fotos

Vídeos