Los ecologistas denuncian que el lunes se registraron nuevos 'picos' de contaminación

J. F. G.

El Colectivo Ecologista denuncia que el lunes, «pese a ser festivo», los niveles de contaminación «volvieron a dispararse en la comarca de Avilés, tanto por azufre como por partículas, sin que una vez más el Principado explique lo sucedido». En el caso de la partículas pm10, en Salinas se alcanzaron picos de hasta 130 microgramos por metro cúbico de aire, según los datos que ofrece el colectivo ecologista. En la estación de Llano Ponte los niveles superaron los 100 microgramos, 94 en la de El Quirinal y 83 en la de Llaranes. Los niveles más elevados se registraron en la estación del Matadero, sita en el polígono de Las Arobias, 198 miligramos.

En cuanto a los datos de Corvera y de Gozón, los ecologistas afirman que el Principado «no facilita datos en continuo de ninguna de ellas deforma intencionada», mientras que las nuevas estaciones del puerto de Avilés «llevan varios días sin dar ningún tipo de información» a través de la web del Principado, que ofrece seguimiento online de las distintas máquinas de medición.

Según los ecologistas, la legislación española considera un valor límite promedio anual de 40 microgramos por metro cúbicos, cantidad que la Organización Mundial de la Salud reduce a 20.

El colectivo afirma que «hay numerosas evidencias científicas que constatan que los picos de contaminación agravan las incidencias respiratorias y cardiovasculares de las personas enfermas que se ven sometidas a estos aumentos, y el incremento de la mortandad coincidiendo con estos picos de contaminación está siendo documentado». También expone que «los contaminantes más problemáticos para la salud de la población europea siguen siendo las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico. Se estima que en España estos contaminantes producen miles de muertes prematuras, 25.000 las partículas y 5.000 el dióxido».

Por último el colectivo ecologista lamenta que el Principado «en vez de trabajar por solucionar los graves problemas de contaminación, solo está falseando la realidad, para evitar que se le pidan responsabilidades por su nefasta gestión. Hay que buscar soluciones definitivas y sin demora», concluye.