Lo que Arcelor reconoce que contamina

Nube industrial sobre la acería de Tabaza. /
Nube industrial sobre la acería de Tabaza.

Afirma que los vertidos al dominio público hidráulico «superan los valores máximos», pero no aclara si también lo hacen las emisiones al aire

J. F. GALÁN

La Coordinadora Ecologista de Asturias ha presentado alegaciones con motivo de la nueva revisión de la autorización ambiental integrada de las factorías de ArcelorMittal de Avilés y Gijón. El colectivo critica el proceder de la consejería de Fomento, «que de forma intencionada no ha publicado la información para así dificultar el acceso al expediente de la propuesta a modificar en la autorización ambiental integrada». Tal actitud «evidencia que lo que pretende el Principado es impedir que la gente compruebe el coladero que son las autorizaciones ambientales que regala a las empresa contaminantes», sostiene.

La actividad industrial de la multinacional siderúrgica «genera graves problemas ambientales que afectan de forma notable a los vecinos más cercanos». El colectivo señala a Avilés y a Gijón como «comarcas con muy mala calidad del aire, según demuestran los registros que ofrecen las estaciones automáticas del Principado y de las empresas. Algunos contaminantes denotan una clara procedencia de las factorías de Arcelor, bien por proximidad o por la sustancia emitida, sin que a pesar de los años transcurridos desde la primera autorización ambiental se hayan resuelto los graves problemas por falta de adecuación y mantenimiento de los procesos productivos».

A su juicio, «los vertidos de ArcelorMittal al dominio público hidráulico incumplen de forma sistemática las autorizaciones anteriores», situación que vaticina «empeorará una vez los colectores de la factoría de Avilés se conecten al colector industrial de la margen derecha, que a la postre -y una vez tratados en la depuradora de Maqua- va a verter las aguas frente a la playa de Xagó, a la corriente de Peñas, con el riesgo que suponen estos vertidos para la zona, tanto para las actividades turística como para la pesca y el marisqueo».

Los ecologistas ofrecieron las cifras de emisiones y vertidos que, aseguran, admite ArcelorMittal, «aunque seguro que son muchos más». Las cifras, expresadas en toneladas, están recogidas en el presente artículo, sin que el caso de las emisiones al aire el colectivo aclarase si superan o no los límites legales establecidos, que tampoco refleja.

En este sentido, la directora de Medio Ambiente de ArcelorMittal, Amparo del Olmo manifestó el jueves en declaraciones recogidas por este periódico que la multinacional «cumple con la legislación medioambiental», al tiempo que advirtió que «hay mucha demagogia con respecto a la contaminación, muchas informaciones técnicamente injustificadas que están perjudicando muy significativamente a la industria».

Recientemente, la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, afirmó que las autorizaciones ambientales integradas de ArcelorMittal, Saint Gobain, Asturiana de Zinc y Fertiberia, actualmente en revisión, establecerán «nuevos límites de emisión e inmisión, no sólo para las partículas, sino para otros contaminantes, como el benceno».

Semanas atrás, la misma consejería había acotado a la zona de San Juan de Nieva «la problemática» de la contaminación en Avilés. La estación medidora situada en el entorno «es la única de la comarca que registra valores superiores a los permitidos, y únicamente en uno de los ocho parámetros analizados, las partículas PM10. Las otras cuatro ofrecen valores normales», afirmó.

 

Fotos

Vídeos