«Iré a por todas, denunciaré a los que me acusaron de ir borracha»

Ángela Vallina, el pasado viernes durante su entrevista con LA VOZ DE AVILÉS. /
Ángela Vallina, el pasado viernes durante su entrevista con LA VOZ DE AVILÉS.

«Me enteré por la Policía Local de que el que difundió todas las mentiras sobre mi experiencia en el San Agustín fue Amalio Fernández, exconcejal del PP en Avilés»

SHEYLA GONZÁLEZ

Ángela Vallina, eurodiputada de IzquierdaUnida y exalcaldesa de Castrillón, se vio envuelta en una polémica el pasado mes de enero cuando se la acusó, junto a su marido, de provocar un altercado a las puertas del servicio de Urgencias del Hospital San Agustín e ir ebria a las instalaciones médicas, a donde acudió tras romperse un tobillo.

¿Qué pasó el 29 de enero?

Era un viernes y volvía, como cada semana, de Bruselas. Estaba con mi familia y en una carrera para coger a mi nieto, que se escapaba, pisé mal y caí. Iba con un zapato plano nuevo que me regaló mi hija, no con unos 'Manolos', como se llegó a decir. Con tan mala suerte que pisé gravilla y lo siguiente que recuerdo es ver mi tobillo separado de la pierna, colgando. En ese momento no me dolía, porque la fractura estaba en caliente, pero tuvimos que irnos corriendo al hospital.

¿Cómo fue la llegada al Hospital San Agustín?

Llegamos a la zona de Urgencias y había una ambulancia dejando a alguien, atravesada delante de la puerta principal. Mi marido dejó el coche detrás y como no venía nadie a buscarme, me tuvo que meter en brazos porque yo no podía caminar. No tuve más noticias de lo que pasó fuera hasta después. Yo entré con los médicos que tuvieron que prepararme para operarme.

La acusaron de estar ebria.

No. Un no rotundo. Tengo las pruebas, pero es vergonzoso que la que tenga que demostrar que eso es falso sea yo y no el que vertió ese testimonio falso. Es una vergüenza todo lo que se montó de nada.

¿Qué pruebas son esas?

Con la rotura de tobillo que yo tenía era obligatorio operar y si no lo haces en seis horas ya no puedes hacerlo. A mí me hicieron el preoperatorio al poco de entrar en Urgencias y está ahí para verlo. Yo entré en quirófano ese mismo día. Si estuviera borracha, como se dijo, eso hubiera sido imposible, como todo el mundo sabe. Pero es lo de siempre: difama que algo queda.

¿De dónde surge ese testigo que cuenta lo ocurrido en Urgencias?

Era uno de los sanitarios que estaban en la ambulancia a la puerta de Urgencias. Amalio Fernández, ex concejal del PP en Avilés. Yo no le reconocí en ese momento. Sí vi que alguien decía «es Ángela, es Ángela» y que sacaba el móvil para hacer fotos, pero con la situación que yo tenía no me fijé en nada. Cuando estaba dentro, en el box de Urgencias, volví a ver a ese sanitario por allí con el móvil, pero si te digo la verdad no le reconocí. Supe quién era días después cuando fuimos a la policía.

Se dijo que su marido también iba ebrio y que fue el que inició una bronca. ¿Qué hay de cierto en eso?

Nada. Decir que mi marido estaba borracho se basó en que hablaba «raro». No tenían nada más que decir. A mi marido le habían operado unas semanas antes de la garganta ¡y claro que no hablaba bien!, pero es por esas secuelas que le quedan a todo el mundo después de una operación, nada más.

¿Cuándo se enteró de lo que había pasado en San Agustín?

Cuando estaba esperando para entrar al quirófano. Me llamó un compañero para decirme que llamara a un medio de comunicación porque se estaba montando una historia con mi llegada al hospital. Llamé al periodista e intenté rebatirle y demostrarle que no estaba borracha, que él podía escucharlo. Tuve una conversación normal con él, pero su respuesta fue que «tenía esa información» y que la sacaría de todas formas. Y así me fui al quirófano, preocupada porque no sabía qué sucedía fuera.

¿Cómo lo vivió su familia?

Mal. Están acostumbrados a que se digan o saquen cosas, pero es que esto sobrepasó todos los límites. Implicaron a mi marido, hicieron declaraciones falsas y llamaron a la Policía Local para cubrirse las espaldas. Nadie dábamos crédito.

¿Qué situación se encontró cuando salió del quirófano?

Estaba todo el lío montado. Ya estaba en alguna prensa y los comentarios por las redes sociales. Me llegaron mensajes que me decían que si quería ayuda para partirme el otro pie. Cosas horribles que tuvimos que leer y escuchar. Además, comenzó todo el litigio con los responsables y la Policía Local de Avilés, que tampoco lo hizo nada bien.

¿Qué pasó con la Policía Local?

Les llamaron cuando yo estaba en Urgencias. Vinieron y tomaron nota de lo que contó el testigo, pero siempre por un tema de aparcamiento, en ningún momento se le hizo prueba de alcoholemia a mi marido porque vieron que su estado era normal. No se levantó denuncia, fue un tema de tráfico, no por todo lo que se contó, ni por alcohol, ni por broncas ni altercados en Urgencias.

¿Qué pasó después?

Mi marido tuvo que declarar y hacerlo también Amalio Fernández, pero por lo que digo, por un tema de tráfico. Ese caso se rechazó antes de llegar al Juzgado y no siguió para adelante porque no tenía pies ni cabeza. Pero eso a nadie le interesa sacarlo, queda mejor dejar la duda de si estábamos o no borrachos.

¿Va usted a denunciar?

Sí. Mi abogado ya tiene toda la documentación que necesitábamos para poder contrastar lo ocurrido. Iremos contra el periodista, el medio de comunicación y el testigo por difamar y mentir sobre lo que pasó en realidad. Tenemos documentos y testigos que nos avalan.

¿Cuándo se pondrá esa denuncia?

El jueves le di todos los papeles al abogado, porque me faltaba alguno del hospital. Él ahora los pondrá en orden e igual esta semana está presentada la denuncia en el Juzgado. Tengo claro que iré a por todas.

¿Le ha ofrecido ayuda para el caso el Hospital San Agustín?

Hemos recurrido a ellos porque son quienes tienen todos los documentos, pero también hay personal que desde el primer instante se ofreció a ayudarme con esto y se lo agradezco. La única pena es que las cámaras de la entrada de Urgencias no funcionan, son de pega y no hay imágenes de lo ocurrido.

¿Casos como este le hacen replantearse dejar la política?

Para nada. Como política soy muy cabezona. Llevo dieciséis años aguantando y eso es lo que les fastidia. No podrán conmigo. Por un lado es bueno saber que como no me pueden pillar en ningún caso de corrupción vayan a lo personal, eso les califica a ellos, no a mí.

¿Su familia le ha pedido en alguna ocasión que lo deje?

No. Ellos llevan mucho aguantado pero son tan cabezones como yo. Me piden que sea fuerte. Lo que sí nos fastidia es que hemos puesto decenas de denuncias por acoso, amenazas y difamaciones y todas se quedan ahí. Parece que por ser mujer, estorbo o molesto, porque esto a un hombre no se lo hubieran hecho.

 

Fotos

Vídeos