Avilés, capital del queso y el vino

Un grupo de visitantes brinda con los vinos del certamen. /
Un grupo de visitantes brinda con los vinos del certamen.

La feria se instala en La Magdalena con veintinueve queserías asturianas y once de otras comunidades

J. F. GALÁN

Asturias es tierra de quesos. De leche de vaca, de cabra, de oveja y de mezcla. Hay casi tantas variedades como valles, unas cuarenta, y casi todas pueden degustarse este fin de semana en el Pabellón de Exposiciones de La Magdalena. Son cuarenta puestos, veintinueve con quesos asturianos y once de otras comunidades, además de catorce vinaterías, tres panaderías y veinte ceramistas. La Feria del Queso y del Vino alcanza su edición número treinta y cinco, una menos que la de la Cerámica. Ambas abrieron ayer sus puertas y continuarán hoy sábado y mañana domingo, de once de la mañana a once de la noche, con acceso libre. El programa incluye demostraciones de cocina en vivo a cargo de la Escuela de Hostelería de Pravia, la entrega del premio al mejor queso de Asturias concedido por la asociación de cata Pláganu y talleres de cerámica.

El mayor problema al que se enfrentan los queseros asturianos es el de la comercialización. «Nos cuesta mucho sacar el producto fuera de Asturias. También somos ganaderos, administrativos y comerciales, y todo a la vez resulta imposible», lamentó Isaura Souza, presidenta de la Asociación de Queseros Artesanos de Asturias. «La mayoría somos pequeños productores y salir al mercado cada uno por su cuenta resulta muy difícil. Necesitamos unirnos para hacer fuerza y que el Principado nos ayude a promocionar nuestro producto fuera del Principado», reclamó.

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, mostró ayer, durante la visita que realizó a la feria, su disposición a «colaborar con los productores de queso que hagan propuestas razonables para obtener una denominación de origen o un sello de calidad». A día de hoy, el Cabrales, el Gamoneu, el Afuega'l pitu y el Casín son los cuatro quesos artesanos asturianos con denominación de origen. A ellos se une el de Los Beyos, incluido en la catalogación de identificación geográfica protegida al producirse también en Sajambre (León).

Álvarez también aludió a la marca de calidad Alimentos del Paraíso Natural, «a la que pueden incorporarse todas los productos primarios, de forma que el consumidor pueda identificarlos bajo un único sello». La consejera ensalzó el trabajo de los queseros, «que saben conjugar la tradición con la innovación», factores que calificó de «imprescindibles a la hora del salir al exterior. Sin ellos no se puede competir en un mercado global con un consumidor cada vez más exigente».

Entre los cuarenta queserías presentes en la Feria estaba, un año más, la de La Peral, fundada por Antonio León en 1923 y registrada con el nombre de Estrella de La Peral. Ofrece un cremoso y apreciado queso azul elaborado con leche de vaca o de oveja a los que según manifestó ayer Esther Álvarez, la propietaria, se unirá a no mucho tardar una tercera variedad, con leche de cabra.

«Acudo a esta feria desde la primera edición. Entonces solo éramos ocho», recordó. En su caso, «destinamos el 30% de la producción al mercado exterior, fundamentalmente a Estados Unidos y Gran Bretaña», grandes consumidores de queso. El ranking mundial lo encabeza Grecia, 37,3 kilos por habitante y año, seguido de Francia (23,6), Malta (22,5) y Alemania, con veinte kilos, mientras que España está por debajo de ocho. Y según Isaura Souza del de queso artesano asturiano «está bajando, por la crisis. Actualmente producimos por debajo de nuestra máxima capacidad porque se vende menos. Y lo entiendo. El queso artesano tiene un precio, y tal y como están las cosas la gente opta por productos más económicos que ofrecen las grandes superficies».

En la comarca de Avilés hay otras dos queserías, Gorfolí también en Illas, especializada en quesos tiernos, frescos y requesón, y Rey Silo, en Pravia. Produce Afuega'l pitu, con la particularidad de que solo emplea leche entera y cruda de vaca, y pese a su juventud, menos de diez años, ha conseguido abrirse camino en el mercado exterior e introducir el Rey Silo en cocinas con estrella Michelín. Detrás están Ernesto Madera, el maestro quesero, y Pascual Cabaño, centrado en la faceta comercial.

Rey Silo es una de las pocas queserías presentes en la feria, quizá la única, que no vende pinchos, solo quesos enteros, blanco y rojo, con un peso que oscila entre los 240 y los 280 gramos. «Creemos que venir a una feria a ofrecer pan con queso no tiene ningún sentido», manifiesta Cabaño, que echa en falta la presencia de Juan Sobrecueva, reconocido productor de Gamoneu. «Es uno de los cuatro españoles que han sido portada del 'New York Times', y este año no ha venido por las exigencias que le imponían».

Cabrales

Si hay un queso asturiano por definición, ese es el Cabrales. Uno de los puestos presentes en la feria que ofrece esta variedad es el de la quesería Vega de Tordín, arrasada el 12 de septiembre de 2012 por una avenida de agua. Sus propietarios, la familia Cotera, la han reconstruido en otro inmueble, situado a escasos 300 metros de distancia del antiguo, «y comenzamos la producción en octubre», celebra Isabel Cotera, la quesera. Es otro concepto. «Está robotizada, y ofrecemos visitas guiadas, degustación y venta directa». En cuanto a la feria, «me gusta mucho. Creo que hemos estado presentes en todas las ediciones salvo las tres últimas, por la avenida».

Una de las queserías no asturianas es Quesoncala, de Soria. Ofrece siete variedades, una de cabra y seis de oveja, y es su primera visita a la Feria del Queso y del Vino de Avilés. «Empezamos hace un año, y un amigo nos dijo que teníamos que venir, que estaba muy bien. Y aquí estamos», manifestó Alejandro del Río, el quesero.

La feria goza de gran aceptación por parte del público. A última hora de la tarde de ayer la afluencia era más que notable, y se espera que hoy sábado sea aún mayor. La entrega del premio al mejor queso de Asturias está programada para las 12.30 horas, y la demostración de cocina en vivo para las 18.30.