La Isla de la Innovación se desarrollará por zonas para asegurar su viabilidad

Vista de parte de los terrenos en los que se desarrollarán las diferentes actuaciones de la Isla de la Innovación. /
Vista de parte de los terrenos en los que se desarrollarán las diferentes actuaciones de la Isla de la Innovación.

«No se pierde la esencia de la importancia de que la ciudad salte la ría, pero se adapta a los tiempos», señala Huerga

YOLANDA DE LUIS

El Plan Especial de la Isla de la Innovación lleva más de ocho años en la agenda política de la ciudad. La sociedad creada para su desarrollo se constituyó en diciembre de 2008 y la redacción del proyecto se contrató a la ingeniería Fundación Metrópoli hace ahora seis años. Después de este tiempo, parece que ahora las tres partes implicadas -Ayuntamiento, Principado y el Estado a través de Sepides y la Autoridad Portuaria- quieren darle el impulso definitivo que lleve a su conclusión este otoño.

Han pasado muchos años y aquel documento inicial presentado en marzo de 2008, con una economía que nada tiene que ver con la actual, tiene que adaptarse. El concejal de Urbanismo, Luis Ramón Fernández Huerga, avanza por dónde irán esos cambios en los que ya trabaja la ingeniería con las instrucciones que le han dado el equipo técnico y político formado en el seno de la sociedad Isla de la Innovación.

La principal ha sido la obligación de pensar un plan que se pueda ejecutar también en estos tiempos de crisis y por ello se hará una zonificación de forma que «cada ámbito sea una unidad en sí misma en la que las operaciones que se planteen puedan asumirse, tanto las cargas como la construcción de infraestructuras», explica Huerga.

Una pata importante de esta Isla de la Innovación es el Parque Científico- Tecnológico que ya es una realidad y sobre el papel se pondrá la posibilidad de su desarrollo en el futuro con la incorporación de nuevas empresas de alto valor añadido como las que lo componen ya en la actualidad. En este sentido, el edil de Urbanismo apunta que «el desarrollo del Parque Tecnológico no va a depender de que se pueda acometer otros proyectos en esta zona que abarca un ámbito de 572.000 metros cuadrados, tendrá su propia zonificación y su plan de desarrollo dentro del proyecto».

A pesar de que ya avanza que habrá «cambios sustanciales» en algunas zonas con respecto a aquella propuesta presentada hace ocho años, asegura que el Plan de la Isla de la Innovación cumplirá los mismos objetivos que ya se dibujaron en el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en el año 2006. «No se pierde la esencia de la importancia de que la ciudad salte la ría, que los terrenos del entorno del Niemeyer y el Parque Empresarial se incorporen más a la trama urbana con diferentes actividades terciarias pensadas para estos espacios».

El futuro

De aprobarse el Plan de la Isla de la Innovación en un Pleno antes de fin de año, comenzaría los periodos de información pública y su tramitación para posibles desarrollos incorporando en cada una de las zonas a los propietarios de terrenos o empresas en la zona.

Quedaría un largo camino por recorrer y en él también entrarían otros proyectos que están lejos de estar solucionados, como la construcción de la Ronda Norte de acceso al puerto por la margen izquierda que permitiría eliminar la actual Arteria del Puerto y conectar la ciudad con el Niemeyer a través de nuevos viales.

Son proyectos costosos en tiempos de crisis y que difícilmente van a tener desarrollo inmediato y rápido, ya que ni siquiera lo tuvieron en los momentos en los que la economía estaba mucho más boyante.

No obstante, el concejal de Urbanismo defiende la importancia de la elaboración del Plan de la Isla de la Innovación porque «aunque no todo se hace inmediatamente, forma parte del diseño de lo que será la ciudad del futuro y es muy importante planificar el urbanismo para saber hacia dónde queremos ir para ir dando pasos en esa dirección, aún sabiendo que no van a ser fáciles ni rápidos».

Todas estas cuestiones han sido abordadas en los últimos meses por el equipo redactor del Plan, que ha tratado de tener en cuenta esas sensibilidades y problemas que se fueron encontrando en el pasado, además de la nueva realidad que se ha ido trazando en este tiempo en el que el documento ha estado paralizado. Entre los cambios que se propondrán figuran también adaptaciones a la nueva situación económica, el crecimiento del Puerto o los accesos al Parque Empresarial Principado de Asturias.

«El momento ha cambiado para todos», reitera Huerga. Las modificaciones con respecto al trabajo que se había realizado desde que en el año 2010 se adjudicara la redacción del Plan por 700.000 euros a la UTE formada por la Fundación Metrópoli junto a las empresas Arup y Tecnia afectarán a «todo el documento», aunque aún falta conocer el detalle de las nuevas propuestas que deberán ser respaldadas por el Consejo de Administración, un órgano que preside la consejera de Fomento, Belén Fernández, y del que también forma parte la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín.

Lo que no ha variado son las líneas maestras del proyecto. «Queremos incorporar la zona del Niemeyer y recuperar la ría y las entradas a la ciudad», asegura el equipo de Gobierno socialista. La previsión inicial era la de relanzar todo ese área con la creación de zonas verdes y deportivas junto con la construcción de nuevas viviendas, la nueva estación de ferrocarril y una terminal de cruceros, aunque falta por saber hasta qué nivel se rebajarán estas expectativas en el documento final que se está elaborando, así como la zonificación que se establecerá para poder abordar el plan especial por partes, como unidades independientes.

En este sentido, parece claro que se extraerán como piezas separadas proyectos conflictivos como la Ronda Norte y el plan de eliminación de la barrera ferroviaria, donde se incluye el traslado de la estación intermodal de autobuses y trenes al antiguo matadero.

Más factible parece la urbanización del entorno de Divina Pastora, así como los terrenos perimetrales del Centro Niemeyer hasta el límite con el PEPA y las servidumbres que aún hay con las baterías de cok de ArcelorMittal.

Para que todo esto sea posible será necesario lograr además el consenso suficiente entre los grupos municipales en el Ayuntamiento.

 

Fotos

Vídeos