Alertan sobre el maltrato a palomas, a las que colocan crestas postizas de plástico

Una paloma con una cresta postiza. /
Una paloma con una cresta postiza.

«Intentamos cogerla y llevarla a un veterinario pero no tuvimos suerte», relató a este periódico uno de los testigos, que recuerda que no es la primera vez que sucede algo así

C. R.

Si ve a una paloma con una cresta sobre su cabeza no piense que es una especie exótica o una mutación, simplemente es la broma puesta en marcha por alguien de dudoso gusto.

Las palomas en cuestión, más de una, han sido vistas y fotografiadas por varios ciudadanos en los parterres que hay frente al albergue de peregrinos y en el Parque del Muelle. Según alertan, estas crestas son de plástico de color negro y azul y producen una agonía a las aves cuando la piel y la carne de la cabeza empieza a pudrirse.

«Intentamos cogerla y llevarla a un veterinario pero no tuvimos suerte», relató a este periódico uno de los testigos, que recuerda que no es la primera vez que sucede algo así. «Ya en los años 90 pasó exactamente lo mismo», rememoró.