El convenio de Bomberos fija el límite de 2018 para contar con una 32 efectivos

F. DEL BUSTO

El 31 de diciembre de 2018 es la fecha límite que recoge el convenio que fija la prestación del servicio de bomberos para que la plantilla se cubra completamente, según el texto publicado ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias. El documento suscrito entre la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, y el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, estará vigente hasta 2019 y fija para Avilés una dotación de 32 efectivos, de los dos aún no se han cubierto. Los sindicatos y los partidos de la oposición municipal vienen reclamando que ese número se incremente para atender al concejo.

El convenio mantiene la estructura del servicio, planteando la posibilidad de que los efectivos adscritos a Avilés atiendan emergencias fuera de su área de influencia y viceversa.

El texto legal fija que el Ayuntamiento deberá abonar al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) una cantidad de 1.105.630 euros por los servicios prestados durante 2016, primer año de vigencia del presente acuerdo. Esta cantidad deberá abonarla en un único pago antes del próximo 30 junio.

El resto de anualidades se abordan en dos plazos. El primero en segundo trimestre del año y el segundo en el cuarto trimestre.

Para determinar la partida que debe pagar el Ayuntamiento, el convenio establece que se tiene en cuenta el presupuesto total de gastos del SEPA del ejercicio anterior, el número de salidas, la población del concejo y el coste de las intervenciones en los concejos de más de 20.000 habitantes y con una población menor a ese rango, aunque no se aportan más detalles sobre la fórmula aplicada. El convenio también recuerda la evolución del servicio desde 1990, cuando el parque de bomberos se encontraba en Gutiérrez Herrero, a la situación actual tanto en dotación como en personal.