«Vivimos una revolución tecnológica, no industrial»

F. B. AVILÉS.

Los puertos no se pueden entender como realidades aisladas, burbujas ajenas a la economía y las transformaciones. Por ese motivo, en las jornadas sobre puertos inteligentes celebradas ayer se reflexionó mucho más sobre la transformación social y la gestión del cambio que sobre infraestructuras portuarias propiamente dichas.

Así, Eduard Rodés, director de la Escuela Europea de Short Sea Shipping, apuntó que en la actualidad se vive «una revolución tecnológica, no industrial», donde las redes digitales, energéticas y de transportes son los principales canales de transformación hacia la sociedad digital en la que ya vivimos. Explicó los cambios del Puerto de Barcelona, donde la digitalización genera, por ejemplo, que se suspendan descargas de soja en función de la dirección del viento para evitar daños a la salud de la población.

Christophe Joubert, de la empresa Prodevelop, repasó los diferentes cambios generados en el ambiente portuario con las tecnologías inteligentes, citando casos concretos, como el puerto de Cork, que había captado nuevos tráficos, o el refuerzo de la seguridad en Rotterdam.

 

Fotos

Vídeos